top of page

Activos intangibles, propiedad intelectual

Un activo intangible es un activo que no tiene forma física, no es algo material y por tanto, no se puede ver ni tocar.

Los activos intangibles provienen de los conocimientos, habilidades y actitudes de las personas y empresas. Hay muchos tipos de activos intangibles como las patentes, marcas, derechos de autor, fondo de comercio, dominios de internet, franquicias, etc.


A pesar de no tener naturaleza física, los activos intangibles son recursos muy valiosos para las empresas, ya que pertenecen a ellas y pueden generar una gran ventaja competitiva si son correctamente gestionados.


Al conjunto de activos intangibles de los que dispone una empresa se le conoce como capital intelectual.


La mayoría de los activos intangibles no están reflejados en los estados contables de las empresas, ya que resultan muy difíciles de cuantificar.


Características de los activos intangibles

Como todos los activos, debe proporcionar beneficios económicos futuros y debe ser el resultado de una transacción previa. La principal diferencia con los tangibles, es que no tienen forma física.


Existen activos intangibles no identificables, que no puede adquirirse por separado de la empresa y que pueden tener una vida indefinida. El ejemplo más común de un activo intangible no identificable es el fondo de comercio, que es el saber-hacer de la empresa, la influencia de la marca, la fidelidad de los clientes, etc.


Algunos activos intangibles tienen vidas definidas, como las patentes, mientras que otros tienen una vida indefinida, como el fondo de comercio. En contabilidad, los activos intangibles de vida indefinida no se amortizan. Sin embargo, los activos intangibles que tengan una vida definida sí que se amortizan.


Propiedad intelectual

Los primeros indicios de propiedad intelectual se remontan al siglo XV con las patentes venecianas, pero fue hasta el siglo XIX y XX cuando se hizo imprescindible establecer una parámetros y bases de derecho para controlar y proteger los derechos derivados de las creaciones.


El término propiedad intelectual hace referencia al bien económico y cultural que emana de cualquier creación de la mente humana. Tradicionalmente se compone de dos vertientes: los derechos de autor, como las obras literarias y las obras artísticas; y la propiedad industrial (patentes, marcas y diseños).


No obstante, también abarca otro gran número de derechos, como las variedades vegetales, indicaciones geográficas o topografías de semiconductores que no pueden clasificarse en estas dos ramas.


La propiedad industrial (marcas, patentes y diseños) se encuentra actualmente en auge, como consecuencia de la importancia creciente de los bienes intangibles, que ya suponen un 80 % del valor de las empresas actualmente cotizadas.


Ya sean sus marcas, sus patentes o cualquier otro elemento de su investigación, desarrollo e innovación (i+D+i), se han establecido como los activos más valiosos y mejor cotizados de las empresas actuales.


Derechos de autor

Los derechos de autor constituyen uno de los principales derechos de propiedad intelectual, cuyo objetivo es dar solución a conflictos de intereses que nacen entre los autores de las creaciones, los editores y demás intermediarios que las distribuyen y el público que las consume.


Junto a los derechos de autor se encuentran los denominados derechos afines, conexos o vecinos, entre los que se pueden mencionar los de los artistas intérpretes o ejecutantes sobre sus interpretaciones o ejecuciones, los derechos de los productores de fonogramas sobre sus grabaciones y los derechos de los organismos de radiodifusión sobre sus programas de radio y de televisión.


Propiedad industrial

La Propiedad Industrial es el derecho exclusivo que posee una persona física o jurídica sobre una invención (patentes y modelos de utilidad), un signo distintivo (marcas y nombres comerciales) o un diseño industrial.


Una patente es un derecho concedido a un inventor, que permite al inventor impedir a terceros la explotación comercial de su invención durante un periodo de tiempo concreto.


Para que sea patentable, la invención debe cumplir tres requisitos básicos de patentabilidad: novedad, actividad inventiva y aplicación industrial.


Cualquier publicación o divulgación que un inventor quiera hacer de su invención, deberá ser a posteriori de la fecha en que se solicite una primera solicitud de patente.


Marcas y Nombres Comerciales


Los signos distintivos son medios de identificación, en la vida económica o social, de personas y empresas (nombres comerciales), o de productos y servicios (marcas). Las marcas permiten identificar los productos o servicios en el mercado, con el objetivo de que la gente los conozca y los distinga.


Cumplen una función indicadora o de información a los consumidores sobre el origen empresarial de los productos y servicios comercializados con la marca: informan de la calidad constante de los productos y servicios identificados con la misma marca y cumplen una función publicitaria.


Existen varios tipos de marcas:


  • Denominativas (constituidas por palabras pronunciables con o sin significado)

  • Figurativas (formadas por una imagen visual a la que, en su caso, se asocia un concepto concreto o abstracto)

  • Mixtas (cuya estructura es en parte denominativa y en parte figurativa)

  • Tridimensionales

  • Colectivas (productos y servicios de una asociación)

  • De garantía (certifica las características comunes de los productos y servicios elaborados o distribuidos por personas debidamente autorizadas y controladas por el titular de la marca)


Las marcas pueden ser nacionales, comunitarias e internacionales.


Diseños Industriales


Los Diseños Industriales sólo protegen la apariencia externa innovadora de los productos o de parte de ellos.


En conclusión, los activos intangibles hacen parte de la economía de las empresas y son de gran importancia a la hora de medir todo aquello que no puede ser medido físicamente.


Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page