Particularidades de un CFO exitoso

En una posición que da soporte al negocio, se debe tener conocimiento y experiencia en el sector donde opera la compañía. Hoy en día, las empresas exigen un perfil que funciona en ciclos de proyectos de 4-5 años, implementando cambios y consiguiendo resultados.

En los últimos años, las áreas de evaluación de riesgos, cumplimiento, auditoría, y gobierno corporativo han cobrado gran importancia. Esto ha impactado el perfil del CFO que buscan las empresas, las habilidades interpersonales se han vuelto tan importantes como las habilidades técnicas, si no más. Estas últimas pueden ser subcontratadas a expertos, sin embargo, las habilidades interpersonales no se pueden subcontratar.

El CFO tiene que ser un buen comunicador y visionario comercial para vender los atributos de la empresa a las partes interesadas, como los inversores, auditores, consultores, asesores, entes reguladores, proveedores de fondos, y empleados. Además, ser un buen gestor, ya que sus responsabilidades se han incrementado en nivel y alcance.

Además de las competencias analíticas, un director financiero debe tener habilidades interpersonales y de comunicación, una personalidad equilibrada, alta capacidad de trabajo, actitud de servicio y excelentes habilidades de coordinación. Por último la experiencia sectorial es muy importante. Estas capacidades adquieren mayor importancia conforme crece la complejidad de la compañía.

Habilidades y responsabilidades técnicas de un CFO

Gestionar el departamento contable y de administración.

Realizar los presupuestos de inversión y operativos con la periodicidad necesaria para la toma de decisiones.

Establecer un cuadro de mandos con indicadores clave para el seguimiento del negocio y toma de decisiones.

Gestionar el circulante (liquidez, cobros y pagos, deuda a corto).

Diseñar e impulsar la implantación de sistemas informatizados de gestión.

Gestionar y disponer de los recursos financieros necesarios para alcanzar los objetivos, optimizando su rendimiento, a través de la negociación con bancos y entidades financieras.

Estudiar e informar sobre las distintas alternativas de inversiones y su financiación, con claros criterios de rentabilidad.

Estrecha colaboración con los departamentos de Recursos Humanos y Sistemas de Información.

Participar en la decisión de las políticas de la empresa y procedimientos.

Optimizar la organización, planificación de producción y los servicios en general, incluyendo las normas administrativas y de control de su incumbencia.

Participar en la gestión de la dirección general de la empresa, como miembro de su comité.

Análisis de inversiones.

Relación con los analistas e inversores.

Identificación, análisis y valoración de alternativas de crecimiento a través de adquisiciones.

¿Qué pasa en las grandes corporaciones?

Los factores que añaden complejidad y que afectan a la función financiera son, entre otros: composición del accionariado (tipología de los accionistas: institucionales o retail, free float, grado de concentración, tramos internacionales, representación en el consejo, etc), estructura organizativa (matricial, geográfica, por unidades de negocio, por producto, jerárquica o plana), presencia en el accionariado de un inversor de capital riesgo, capacidad inversora, oportunidades de crecimiento a través de adquisiciones, auditorias, cumplimiento, gobierno corporativo, gestión y alineamiento de las filiales. En el caso de empresa cotizada la complejidad es mucho mayor por las necesidades de información a los mercados, los organismos reguladores, supervisores y stakeholders.

En estos casos las previsiones financieras tienen que contemplar diferentes escenarios futuros posibles, el control de gestión debe incluir indicadores cualitativos que tengan en consideración la posición de los competidores, la gestión de la tesorería debe ser eficiente para sacar el máximo rendimiento económico, la relación con los analistas e inversores debe ser fluida y planificada para obtener la necesaria credibilidad y confianza del sistema financiero.

Estructura organizativa de la Dirección Financiera

El organigrama de una dirección financiera de una empresa grande incluye las áreas de presupuestos, análisis financiero, contabilidad, relación con inversores y tesorería. Todas ellas reportando directamente al director financiero. Las áreas que reportan directamente al Director General o CEO son: Control de Gestión, Auditoría y, en ocasiones, la Dirección de M&A cuando existe.

En empresas no cotizadas de menor tamaño pueden tener dentro de la dirección financiera las áreas de Recursos Humanos y de IT.

Dependiendo del sector y del tamaño de la empresa, el área de control de gestión se sitúa en unos casos dentro de la dirección financiera y en otros fuera de ella, reportando directamente al CEO.

El organigrama de una empresa mediana no cotizada se simplifica mucho. No tiene que informar con tanta periodicidad al mercado y el CFO asume muchas funciones que en las grandes empresas están separadas. Por ejemplo, la actividad de fusiones y adquisiciones la lleva directamente el CFO. Pasa lo mismo con la auditoría e incluso el control de gestión. La subdirección de relación con inversores desaparece. En cambio, en empresas de menor tamaño o familiares, a veces incluyen las áreas de Recursos Humanos y de IT dentro de la dirección financiera.

Experiencia en el sector

Es importante que tenga experiencia de un sector próximo. El negocio de una empresa de servicios no tiene nada que ver con una de productos, o una de retail con otra de consumo. La estructura de capital, niveles de endeudamiento, capital circulante, capex, tipología de inversores, planificación financiera, estructura societaria, organización internacional, etc, son muy diferentes.

En una reunión del comité de dirección, el director general y los directores comercial, operaciones, marketing y financiero, si el director financiero no tiene experiencia en el sector, sus análisis no serán valorados por el resto de los miembros del comité, por el contrario, si conoce el negocio, sus análisis y nivel de información le ponen en una inmejorable posición para aportar indicadores de negocio claves para la toma de decisiones.


Como se puede ver, se trata de un puesto clave que determinará la eficiencia en el funcionamiento de varias áreas importantes de la empresa, pero sobre todo, es fundamental para el crecimiento.


1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo