Compliance en empresas del Siglo XXI

Una cuestión ética y de seguridad, por estas dos razones es que las empresas han implementado medidas para asegurarse de que sus operaciones se realicen correctamente, dentro del marco legal.

En esta ocasión abordaremos un tema que ha dejado de ser una opción voluntaria para muchas empresas y ha pasado a ser parte de sus estructuras internas para cumplir los preceptos legales, o bien, protegerse ante situaciones de riesgo que pondrían en problemas la estabilidad de la compañía.

El Corporate Compliance son procedimientos adoptados por organizaciones para identificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan y establecer mecanismos internos de prevención, control y reacción frente a los mismos. Seguir las regulaciones, disposiciones y leyes, con ética, sosteniendo una cultura basada en valores, integridad, rendición de cuentas y siempre hacer las cosas correctas.


Este concepto no es algo nuevo, la evolución de la legislación internacional y el endurecimiento de las sanciones, así como la relevancia que la propia legislación otorga hacia la toma de acciones preventivas por parte de las organizaciones, ha hecho que el Compliance sea una de las cuestiones más novedosas en las estrategias de cualquier organización.


Los riesgos a prevenir son aquellos que conllevan consecuencias como el daño reputacional, la imposición de multas y sanciones, las pérdidas de negocio por contratos no ejecutables o la exclusión de licitaciones públicas, entre otras.


El Compliance y su papel anticorrupción


Las empresas tomaron conciencia del Compliance cuando se promulgaron reformas en el Código Nacional de Procedimientos Penales en el 2016. Es decir, cuando se introdujo una figura de responsabilidad, que señala que por “falta del cuidado interno de una empresa, una persona moral puede tener responsabilidad jurídica independientemente de la responsabilidad de la persona física”.


En materia fiscal son varios los asesores que ofrecen a sus clientes opciones de planeación fiscal agresivas, pero independientemente de que puedan incurrir en cierta responsabilidad penal por su asesoría, en especial si esta merma los ingresos del fisco (art. 93, frac. IX, CFF), es la empresa quien aplica esta planeación y asume el riesgo, a través de sus representantes e inclusive su órgano de administración como garante (art. 93, frac. VII, CFF).


De ahí la importancia de una estrategia de gestión de riesgos para evitar la determinación de posibles créditos fiscales e incluso acciones penales. Estrategias vitales cuando el empresario no es quien toma las decisiones de manera directa sobre ciertas planeaciones, ya que con ellas se logra minimizar contingencias ante situaciones particulares.


En los manuales de buenas prácticas se debe contemplar a detalle las obligaciones tributarias que debe cumplir la empresa en cada una de las contribuciones a que está sujeta, así como quiénes son los responsables de observar su acatamiento y quién supervisará a estos; adicionalmente las sanciones a que se sujetarán en caso de omisiones.


Antes de decidir cualquier planeación se debe:


• Analizar su viabilidad y las disposiciones involucradas

• Evaluar riesgos

• Ver si está acorde con los manuales de buenas prácticas de la empresa

• Dar seguimiento a la misma, y

• Generar posibles escenarios de respuesta ante posibles revisiones de las autoridades


Clave contra el fraude y el lavado


La función del Compliance se encuentra muy enfocada a la prevención del lavado de dinero y ha sido poco explorada para prevenir algunos delitos que pudieran dar origen a operaciones con recursos de procedencia ilícita.


La empresa requiere una unidad para combatir el fraude, encargada de la detección, investigación y prevención, con soporte de la alta dirección y comité de auditoría. Integrada por personal con experiencia en investigación de fraudes, ya que toma años adquirir habilidades para ser experto en detección de fraude e investigación.


Se debe desarrollar un marco sobre todas las investigaciones conducidas. Dicho marco podría proporcionar un detallado proceso paso por paso para una investigación de excelencia y supervisión. Antes de iniciar una investigación, un plan debe ser creado identificando el ámbito de aplicación y los elementos relacionados.


La creación de un código que contenga la conducta profesional a la que debe apegarse el investigador, mejores prácticas, cumplimiento con las leyes y políticas así como la prohibición de conductas inapropiadas y faltas de ética, es otro proceso que puede proteger aún más a una organización de riesgo reputacional y financiero.


Estas son algunas de las aplicaciones más importantes dentro de un tema que puede ser aún más amplio pero de cualquier manera es muy importante que toda empresa cuente con un control que garantice que todas sus acciones son efectuadas con absoluto apego a las regulaciones.
0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo