El coronavirus, el hundimiento del valor del petróleo y el desplome de las bolsas mundiales

La crisis ocasionada por el brote de esta enfermedad ya muestra su impacto en la economía mundial, y sus efectos amenazan con uno de los más grandes desplomes de las últimas cuatro décadas

El precio del crudo del Brent se desplomó casi 30% durante la apertura de los mercados este lunes, cayó de US$45 a US$31,52 por barril, una de las caídas más grandes de su historia desde 1991, durante la guerra del Golfo. Esto ocurre en medio de la crisis global provocada por el coronavirus, que ha hundido la demanda de crudo en el mundo.


Por su parte, el FTSE 100, índice de la Bolsa de Valores de Londres, registró su peor día desde 2008, mientras que la Bolsa de Nueva York tuvo que suspender sus transacciones por 15 minutos luego que el índice S&P perdiera 7% de su valor en los primeros minutos de la jornada.


La bolsa de Milán fue la más afectada, con una caída de 11,17%. Londres perdió 7,7%, París cedió 8,3%, Frankfurt cayó 7,94% y Madrid retrocedió 7,9%.

Guerra de precios

Detrás del descenso del precio del petróleo se encuentra la decisión de Arabia Saudita de aumentar su producción y ofrecer descuentos de hasta 20%. Podría aumentar su producción arriba de los 10 millones de barriles diarios, incluso podría llegar a 11 millones.


Riad era partidaria hasta el pasado viernes de reducir la producción de crudo para intentar apuntalar los precios que ya habían caído un 20% en lo que va de año y que amenazaban con seguir haciéndolo ante la disminución de la demanda por los efectos del coronavirus sobre la economía global. Arabia Saudita es el mayor exportador de petróleo del mundo, tiene una capacidad para producir más de 12 millones de barriles diarios.


Sin embargo, Rusia se negó a continuar reduciendo su producción, los ministros de la OPEP+ dejaron una reunión el viernes por la tarde sin un acuerdo para continuar restringiendo la producción, lo que eleva la posibilidad de una guerra de precios justo cuando el coronavirus desencadena una caída en la demanda.


La alianza entre Arabia Saudita y Rusia era lo único que evitaba que el mercado mundial del petróleo cayera al abismo. Ahora su colapso amenaza con hundir a la industria en una caída libre con pocos precedentes en la historia moderna.


Si Moscú se niega a negociar, a partir del 1 de abril ningún país está obligado a reducir la producción. Muchos analistas consideran que apostaría por dejar caer el precio del petróleo para debilitar a los productores estadounidenses, cuyos costos de producción son más altos y pueden ser vulnerables ante la caída de los precios.


Arabia Saudita también tiene en la mira a las empresas petroleras estadounidenses, pero los analistas creen que su política significa la apertura de una guerra de precios contra Rusia.


Tanto Riad como Moscú saldrían de este ciclo como jugadores más fuertes, mientras que los productores de petróleo de esquisto y otros productores más costosos o políticamente inestables tendrán dificultades financieras.

Los afectados

Para Venezuela el colapso de precio combinado con las sanciones, será brutal. Irán, cuya economía también está sometida a grandes presiones debido a las sanciones estadounidenses y que depende grandemente de la exportación de crudo, también podría sentir las consecuencias de una guerra de precios.


Las economías de Brasil, Angola y Nigeria también podrían sufrir duramente los efectos si la guerra de precios se confirma y se extiende en el tiempo.


Otros países productores de petróleo ya sienten los efectos sobre sus monedas. La cotización de la corona de Noruega cayó a su nivel más bajo frente al dólar desde la década de 1980, mientras que el peso mexicano perdió 8% de su valor.


Una guerra de precios también podría golpear efectivamente a los productores estadounidenses de petróleo de esquisto, un objetivo tanto de Rusia como de Arabia Saudita.


Muchas petroleras estadounidenses están altamente endeudadas. Decenas de ellas han cerrado operaciones en los últimos años, mientras otras han estado reduciendo su personal.

Mientras tanto, en México…

Los ingresos petroleros podrían disminuir si la situación económica de Petróleos Mexicanos no mejora en lo que queda del año y quedaría un faltante de 60 mil millones de pesos. La calificadora Standard and Poor’s anticipó que la calificación crediticia de la petrolera está en riesgo de un recorte de continuar la baja en los precios del petróleo.


La primera jornada de la semana, la mezcla mexicana de exportación cayó un 31.66 por ciento y cotizó en 24.43 dólares por barril, su nivel más bajo desde febrero de 2016.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo