Economía clásica, orígenes y primeros pensadores

Una práctica casi tan antigua como el ser humano. Desde que los primeros hombres comenzaron a hacer planificaciones de alimentación y organización de la sociedad, ya estaban empleando esta ciencia, que estudia la forma de administrar los recursos disponibles para satisfacer las necesidades humanas.

Los orígenes de la Economía como materia de estudio se remontan a las civilizaciones de Mesopotamia, Grecia, el imperio romano, civilizaciones árabes, persas, chinas e indias.

Varios siglos después, en la escuela de Salamanca se establecieron las primeras teorías económicas modernas, defendiendo los beneficios de la propiedad privada a las actividades económicas.

Más adelante, destacaron los mercantilistas y la fisiocracia; los primeros afirmaban que mediante el intercambio de mercancías y la acumulación de oro y plata se generaba riqueza; mientras que los segundos decían que la riqueza solo se genera en las tareas agrícolas, y defendían el libre mercado contra el intervencionismo del Estado.

Pero esta vez iniciaremos con un repaso de la Economía Clásica, donde la mayor influencia viene por parte de los griegos, quienes utilizaron la palabra economía por primera vez. Entonces la emplearon para referirse a la administración del hogar.

La Economía Clásica es una escuela de pensamiento económico que se basa en la idea de que el libre mercado es la forma natural del funcionamiento de la Economía y que ésta produce progreso y prosperidad. Se alejó del enfoque que se basaba en las preferencias de los gobernantes o las clases sociales.

Los clásicos enfatizaron los beneficios del libre comercio y desarrollaron un análisis organizado del valor de los bienes y servicios como reflejo de su costo de producción. Además de que se oponían a la intervención del gobierno en el mercado a través de controles de precios, cuotas, regulaciones o cualquier otro mecanismo que alterara su normal funcionamiento.

Orígenes

El inicio de este pensamiento económico se suele fijar en el año 1776, cuando se publicó la obra de Adam Smith “Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones”.

Su desarrollo posterior se vio marcado por una época en donde el capitalismo era el sistema económico dominante y la revolución industrial generaba importantes cambios socio-económicos.

Postulados básicos

· El libre mercado dará como resultado una asignación óptima de los recursos.

· El gobierno no debe intervenir en el funcionamiento del mercado. De hacerlo sólo generará ineficiencia y obstaculizará alcanzar el equilibrio de mercado.

· Los precios se ajustan de manera natural al alza o a la baja (incluyendo los salarios) para que los mercados logren su equilibrio.

· El mercado del trabajo se encuentra en pleno empleo. Si se observa desempleo este será de carácter friccional o voluntario.

· La producción total está determinada por el pleno empleo de los recursos. De esta forma, la oferta está dada y los cambios en la demanda sólo generan cambios de precios.

· La política monetaria es ineficaz.

· La política fiscal es ineficaz.

· El valor de un bien está determinado por la cantidad de trabajo que se utiliza en producirlo.

Autores Clásicos

Los Autores Clásicos son los que aportan algo a la economía y, además, pueden llevarse sus ideas a un modelo matemático.

Adam Smith (1723 - 1790)

Su obra fundamental " La Riqueza de las Naciones", es un libro indispensable para iniciar en estudio de la economía. Explica como se desarrolla y se distribuye la riqueza de una nación, abordo tópicos esenciales de la economía moderna.

La riqueza aumentará en proporción a la habilidad y eficiencia del trabajo y al porcentaje de la población dedicado a producir. El bienestar económico de los individuos dependerá de la relación entre la producción total y él numero de habitantes (ingreso per. cápita). Los medios que permiten incrementar la producción son la división del trabajo y la introducción de maquinaria. Pero la especialización y la producción en gran escala, con menores costos, implican la existencia de mercados que absorban esa producción, lo que se consigue con el mejoramiento de los trasportes.

Según Adam Smith el motor de toda actividad es el individuo, su interés lo impulsa a trabajar, a especializarse. La suma de los esfuerzos individuales se traduce en el bien de toda la comunidad. En relación a los problemas de que producir y cuanto, Smith recomienda que se deje operar libremente la ley de la oferta y la demanda que regula el mecanismo de los precios, cuando la demanda es superior a la oferta los precios suben. Estimulados por esa ganancia los productores producen más, al aumentar la oferta los precios bajan hasta conseguirse el equilibrio en lo que se llama "precio natural" o precio justo. Al aumentar la demanda de trabajo, subirá también su precio (salarios), el aumento de salarios es el desarrollo de la economía.

Smith supone al Estado funciones simples y delimitadas: proveer a la defensa nacional, pero sin que los gastos militares lleguen a poner en peligro la economía de la nación; atender la administración de la justicia a través de un poder judicial independiente, proteger el comercio exterior pero sin dar pasos a monopolios y subsidiar escuelas para el pueblo. Los impuestos para atender todos estos gastos debían ser pagados por el pueblo en proporción a la renta de cada cual. A Smith se le llamo el Padre de la economía Política.

Expuso ideas básicas sobre la organización del trabajo, su división, el concepto de valor económico, los precios, la distribución de la riqueza, el capital, el interés y otros importantes temas.

David Ricardo (1772 - 1823)

A diferencia de Adam Smith en cuyos trabajos se apoyó, Ricardo se preocupó sólo en segunda instancia en averiguar las causas del crecimiento o, si se prefiere el origen de "la riqueza de las naciones". Aunque también se podría decir que sus preocupaciones en torno al crecimiento lo llevaron a interesarse en primer lugar en los factores que explican la distribución de la renta.

Al autor de los "Principios de economía política y tributación" (1817) lo inquietaba especialmente la tendencia de la baja de los beneficios. Tendencia a su entender inevitable en la economía inglesa, pero que podía contrarrestarse con el desarrollo del comercio exterior. No a la manera de Adam Smith, que destacaba el papel de las exportaciones de manufacturas en la profundización de la división del trabajo. Sí a través de las importaciones de cereales baratos que impedirían que suba el salario normal. Y, por ende, facilitarían el aumento de los beneficios y la acumulación necesaria para el crecimiento.

Es considerado uno de los pioneros de la macroeconomía moderna por su análisis de la relación entre beneficios y salarios, uno de los iniciadores del razonamiento que daría lugar a la ley de los rendimientos decrecientes y uno de los principales fundadores de la teoría cuantitativa del dinero. Es por ello que es invocado por familias de pensamiento económico muy diferentes, desde los neoclásicos a los marxistas ingleses.

John Stuart Mill (1806 - 1873)

Su padre lo preparó para sabio. A los trece años ya discutía teorías económicas, con ese desarrollo intelectual, percibió las fallas del sistema, puestas en evidencia por los socialistas utópicos y otros pensadores. Su libro "Principios de Economía Política ", apareció en 1848, mismo año del "Manifiesto Comunista" de Marx y Engels.

Mill no pensaba que el capitalismo debía conducir a un callejón sin salida, sino que le pareció más lógico actualizar la teoría económica. Refutó que la distribución de la riqueza estuviera regulada por una ley natural inmutable, por el contrario, sostuvo que depende de las leyes y costumbres sociales. Las normas determinantes son configuradas por el sector gobernante; son diferentes en distintas épocas y países.

Amplió la concepción de Smith sobre la producción. Conceptuó como factores fundamentales el trabajo y los recursos naturales, pero el trabajo no solo físico sino también mental. Y los recursos naturales incluyen la energía de la naturaleza que "realiza todo el trabajo una vez que se le coloca en la posición adecuada". Lo que es "todo cuanto el hombre hace o puede hacer con eficacia, está llamando a cobrar proporciones infinitamente mayores".

Mill dio función productiva incluso al consumo: una buena dieta ayuda al productor; una buena educación al pensador. Distinguió entre el capital, necesario para la producción, y el capitalista. Sobre el problema de la explotación decía: “El capital no necesariamente ha de ser suministrado por una persona llamada capitalista".

Se preocupó de la distribución de la riqueza y sostuvo que la propiedad privada surgió en las sociedades primitivas para resolver disputas sobre el uso de tierras privilegiadas, considerando con mayor derecho al primer ocupante, esta ocupación podía no ser moralmente legitima ni llevar involucrado el desarrollo de ningún trabajo productivo.

Aunque muchos han llegado a catalogar a Mill de socialista, quienes sustentan hoy esa doctrina en la línea trazada por Marx, lo sitúan, cuando mucho entre los utópicos. Su pensamiento tuvo una fuerte influencia entre los miembros de la Sociedad Fabiana y primeros dirigentes del Partido Laborista Británico.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo