El escándalo financiero de Wirecard y el precedente para la regulación del dinero por internet

La situación ha renovado una discusión sobre la confiabilidad de las empresas Fintech.

Wirecard es uno de los principales procesadores de pagos de Alemania, también la primera empresa del índice DAX en declararse en bancarrota, a menos dos años de haberse convertido en una de las 30 emisoras más importantes de la bolsa de Fráncfort, envuelta en un escándalo contable al no poder comprobar 1,900 millones de euros.

Su situación despertó la discusión sobre su rápido ascenso y posicionamiento en la bolsa y sobre qué tan confiables son las empresas Fintech. Algunos califican esto como una vergüenza para Alemania, pues cuestionan el nulo funcionamiento que mostraron las leyes y el desempeño de la Autoridad Federal de Supervisión Financiera de Alemania (BaFin).

Destrucción de capital

Las acciones de esta compañía que cotiza en la Bolsa de Fráncfort cerraron el 17 de junio con un precio de 104.50 euros por título. Al día siguiente comenzaron a transformarse en basura. "Hay indicios de que se han proporcionado confirmaciones de saldos espurios desde los bancos tenedores de cuentas al auditor para engañar y crear una percepción errónea de la existencia de dichos saldos de efectivo o la tenencia de las cuentas en beneficio de las empresas del grupo Wirecard", explicó en un comunicado.

Después de una auditoría, la empresa EY no consiguió hallar pruebas sobre 1,900 millones de euros en sus cuentas fiduciarias, casi 25% de su balance contable. Las operaciones de ese día quitaron al precio de sus títulos 61.82% y así comenzó el desplome, hasta 1.28 euros el viernes pasado.

Antes de la debacle, el valor de mercado de Wirecard ascendía a 13,000 millones de euros. Hoy la cifra ha caído a 158 millones de euros. Entre los principales afectados por Wirecard se menciona a ejecutivos de SoftBank, un fondo de riqueza soberana de Abu Dhabi, DWS, gestor de patrimonios, y Union Investment, de DZ Bank.

Autoridad que no vio

Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea, dijo en entrevista con Financial Times que se abrirá una investigación para determinar si BaFin falló en su labor de supervisión.

La compañía fue acusada de irregularidades contables en Asia y de blanqueo de dinero a comienzos de 2019 por el diario británico Financial Times.

El fraude contable se confirmó cuando la empresa intentó reportar sus cifras financieras de 2019 y el auditor EY (Ernst & Young) halló el agujero contable y rehusó firmar el reporte.

Markus Braun exCEO de la compañía, habría presentado información falsa ante los clientes e inversionistas de Wirecard. Los supuestos activos se habrían mantenido en cuentas fiduciarias en bancos filipinos, los cuales negaron la existencia de esas cuentas ante los requerimientos de su auditor.

Decepción

Braun llegó a Wirecard en 2002, se volvió CEO tras realizar una importante inversión para capitalizar la compañía. Con Internet, el crecimiento fue exponencial y en 2005 la empresa salió a bolsa al adquirir la compañía InfoGenie AG, que cotizaba en un mercado para startups.

En 2007 comenzó la expansión internacional, que fue clave para sus fraudes, con su filial en Singapur. En 2014 incursionó en Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica y Turquía. En 2018, ante el supuesto buen desempeño del negocio -que se reflejó en bolsa-, la acción de Wirecard reemplazó al banco Commerzbank en el DAX.

En febrero de 2019 Financial Times comenzó a desenredar el entramado de Wirecard, que incluía movimientos de capital entre sus filiales de diferentes países con el fin de simular crecimientos en sus cifras de negocio, sin embargo, dichas acusaciones fueron ignoradas.

Para pensar

Los medios cuestionan el desempeño del ente regulador financiero BaFin y las leyes laxas en la materia. BaFin, que no supervisa de forma directa a Wirecard, a pesar de que el grupo posee un banco, no atendió las constantes acusaciones. En Alemania se requiere un monto de sólo 50,000 euros para abrir una compañía de pagos.

En el caso de Wirecard, el problema fue la falta de control operativo en un negocio que creció vertiginosamente, impulsado por su lanzamiento a bolsa, así pues, el reto para las entidades reguladores es seguir el paso a negocios nuevos, que crecen a un ritmo mayor que la regulación, sin que las reglas del sector se vuelvan prohibitivas e impidan su desarrollo.

Escándalo arrastró a auditores de Ernst & Young

El gigante mundial de auditoría Ernst & Young (EY) se vio arrastrado por el escándalo, ya se presentaron demandas contra la consultoría tras la quiebra del proveedor de pagos electrónicos, que emplea a 6,000 personas.

La asociación de accionistas alemanes SdK ha presentado una acción penal contra auditores actuales y un exauditor de EY en Alemania.

El ministro de Finanzas Olaf Scholz lo calificó de "escándalo sin equivalente en el mundo financiero" y aseguró que se endurecerán los controles en el sector de los pagos electrónicos.

El Financial Times acusó a EY de no hacer correctamente su trabajo. Según el periódico, EY no solicitó información bancaria crucial a un banco de Singapur, donde Wirecard afirmaba tener hasta 1,000 millones de euros en efectivo.

La verificación de los depósitos bancarios "es una de las tareas más fáciles" para un auditor contable y se realiza según un "procedimiento muy regulado", acusa asimismo la asociación SdK sobre EY.

Las acciones de Wirecard se han desplomado un 98% durante los últimos diez días. El gabinete Schirp insta a los accionistas a presentar una demanda colectiva contra EY.

Fuera de Alemania, la asociación de inversionistas holandeses European Investors (VEB) ha instado a EY a un acuerdo amistoso y en caso contrario amenaza con una denuncia.

El gabinete de auditoría, que se negó a aprobar el balance de la compañía para 2019, reconoció "indicios claros de un fraude a gran escala, que implica a varias partes en el mundo y diversas instituciones, con una voluntad de engaño". El problema es que esta declaración podría volverse contra él.

El conglomerado japonés SoftBank prevé demandar a EY por su papel en el escándalo, SoftBank compró en 2019 bonos convertibles Wirecard por un monto de 900 millones de euros, creyendo que invertía en una empresa fiable.

Mientras tanto, en Méxco

El cobro adecuado del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a plataformas digitales que brindan servicios de transporte, entretenimiento, hospedaje o aprendizaje, podría dejar ingresos por 100,000 millones de pesos, indicó Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Estos recursos no son adicionales a lo que se tiene contemplado en la Ley de Ingresos de la Federación 2020, la cual establece que, a partir del 1 de junio, las plataformas como Uber, DiDi, Netflix y Airbnb deberán pagar tanto el ISR como el IVA.

Herrera consideró que, el aumento en los ingresos por el cobro de impuestos a plataformas digitales se dará en la medida en que se logre un acuerdo internacional. "En foros como el G-20 se está buscando el mecanismo adecuado para gravar a la economía digital. En España y Francia, donde sí se cobra un impuesto digital, se decía que era por razones de equidad, pues no podía ser posible que algunas de las empresas más ricas del mundo no estén pagando impuestos".

Entre los aspectos que más se debaten sobre economía digital es quién debe cobrar el impuesto del servicio que se adquiere a través de una plataforma.

"Si yo compro una película digital y estoy en México, pero la empresa está en California, se debate qué país es el que debe recaudar si nosotros o California", detalló Herrera.

El año pasado y con ayuda del SAT, se estableció un programa piloto donde participaron 8 plataformas digitales y dos prestadores de servicios digitales, en el que se fue buscando la manera de establecer un mecanismo correcto para el cobro correcto del ISR e IVA.

Es como si se comprara un boleto de cine, en el que existe un IVA asociado, pero el consumidor no le paga por separado el impuesto a Hacienda, sino la compañía de cine entera el IVA a las autoridades fiscalizadoras.


Conclusión


El futuro nos alcanzó y en breve deberá regularizarse el mercado digital, ya que inevitablemente es necesario que se implemente un orden en el comercio digital, que el cumplimento de las reglas facilite la recaudación fiscal, sin embargo también es tarea del gobierno llevar a buenos términos estas acciones y no simplemente expandir el alcance de la corrupción.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo