Negocios en peligro con precios bajos de petróleo

La alteración en los valores del barril de crudo y la crisis provocada por el coronavirus ocasiona una inestabilidad económica mundial que podría perjudicar en gran medida algunos negocios


La situación entre Arabia Saudita y Rusia tiene el mercado del petróleo amenazado con un derrumbe en el valor de dicho hidrocarburo, esto, acompañado de la crisis provocada por el coronavirus ocasiona una inestabilidad económica a nivel mundial que podría perjudicar en gran medida algunos negocios.


La alteración en los valores de comercialización del barril de crudo produce efectos muy nocivos, sin embargo, hay áreas que podrían verse beneficiadas: el transporte tendría combustible más barato, lo cual será una buena noticia para los servicios de logística.


Al contrario, otros negocios podrían volverse inviables si el precio se mantuviera por mucho tiempo.


Fabricación de autos eléctricos


El mercado de los vehículos eléctricos se basa en que los combustibles fósiles en algún momento se van a terminar y su precio será tan alto que los motores a combustión interna desaparecerán, pero con el barril de petróleo a 30 dólares, se congelarían las inversiones en movilidad eléctrica.


Hay miles de millones de dólares invertidos en esos desarrollos por prácticamente todas las automotrices del mundo, si se detuviera, sería una gran pérdida para la industria.


Aunque algunos expertos aseguran que el factor principal es el cuidado ambiental; sostienen que dentro de pocos años no se van vender autos a combustión en Europa, debido a las emisiones de Monóxido de Carbono.


Producción de baterías para e-cars


Las baterías de iones de litio para automóviles son clave para los autos eléctricos, y varias empresas se han dedicado de lleno, pero si el mercado de los e-cars se estancara, también tendría que frenarse toda la industria que se ha creado a partir de las baterías.


Estas baterías se producen principalmente en China, Japón y Corea. Europa ha comenzado a desarrollar productos en los últimos años, como en el caso de Basf y Opel; pero las empresas principales son las chinas CATL y Tianjin Lishen; las coreanas Samsung SDI y LG Chem, y la japonesa Panasonic, proveedor exclusivo de celdas de batería de Tesla.


Extracción de litio


El mineral indispensable para las baterías de los e-cars es el litio, pero si la actividad se detuviera en ese negocio, la extracción del llamado “oro blanco” también se vería obligada a poner una pausa en sus operaciones.


Argentina, uno de los países con mayores reservas junto con Chile, Australia y China, ya está viendo una baja en las inversiones. El estancamiento comenzó el año pasado y ahora se ha agudizado.


Una muestra es la decisión de la francesa Eramet de suspender su proyecto de 600 millones de dólares pautado para el salar Centenario-Ratones, en la provincia de Salta, Argentina. A su vez, la estadounidense Livent Corporation también comunicó que revisaría los planes actuales de expansión de capacidad.


En 2018, la tonelada de litio llegó a cotizar a 16.500 dólares; ahora no vale más de 8.000.


Biocombustibles


La producción de biocombustibles también se vería afectada. Estos productos llegaron para reemplazar los combustibles fósiles, pero su uso depende en gran medida de un aumento de precios derivado de la escasez. El nuevo escenario lo cambia todo.


Extracción de petróleo no convencional


La extracción de shale oil o petróleo no convencionaltambién estará en problemas. Con el barril debajo de los 50 dólares, este crudo es tan caro de extraer que deja de ser rentable.


Estados Unidos es uno de los más perjudicados porque buena parte de sus reservas están en este tipo de mineral. La llamada cuenca Pérmicaes una zona rica en shale oil ubicada al sur de Texas y Nuevo México. Se estimaba que se alcance los 5,4 millones de barriles para 2023, más que la producción de cualquier país de la Opep, excepto Arabia Saudita.


Compañías como Chevron, Exxon, Shell y BP hicieron numerosas inversiones en los últimos años en la región. En específico, Chevron, la segunda compañía petrolera y de gas más grande de Estados Unidos (después de Exxon), invirtió US$ 50 mil millones en Anadarko Petroleum, uno de los principales productores “chicos” del país.


Como se puede ver, algunas grandes industrias alrededor del mundo experimentarían descensos, estancamientos y pérdidas multimillonarias en caso de prolongarse por mucho tiempo los precios bajos del petróleo. Con un panorama inestable y un futuro incierto se esperan fuertes sacudidas, sólo cabe esperar.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo