La reforma de pensiones, un cambio positivo para los trabajadores

Una recapitulación que ofrece el panorama de lo que pretende este cambio y los beneficios que podría tener de aprobarse.

El 22 de julio el gobierno federal a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció que enviará al Congreso de la Unión la iniciativa de reforma del artículo cuarto, en el que se establece el derecho a una pensión a los adultos mayores.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México 57,328,364 personas componen la Población Económicamente Activa (PEA), casi 14 millones (24%), resultaría beneficiado por la reforma, ya que cotizan bajo la ley anterior del sistema de pensiones de 1997.

La PEA se divide cuatro: 60% se dedica al trabajo informal, 24% cotizan bajo la ley de 1997, 12% tiene el régimen de 1972 y 4% que trabajan para el gobierno. En términos de costo fiscal de pensiones, el menor costo es el que corresponde a trabajadores del sector privado de la Ley de 1997 y el mayor, el de los esquemas de gobierno. La propuesta se concentra en resolver sólo el problema de los trabajadores que empezaron a trabajar después de 1997.

Esta iniciativa de reforma no incentiva a la informalidad ya que aunque las empresas absorberán el costo, comenzarán a aplicar las aportaciones desde 2023 hasta un periodo de diez años más; para las Micros, Pequeñas y Medianas Empresas tampoco significará un gran costo debido a que el costo social que aporta el gobierno federal cubrirá a trabajadores con menos de tres salarios mínimos.

Dicha iniciativa era necesaria, pues el sistema pensionario regresaba un monto muy bajo, la tasa de recuperación del salario era de 30 por ciento, insuficiente para cubrir las necesidades. La reforma propuesta pretende incrementar las pensiones de los trabajadores, además de incrementar su cobertura del actual 34% a un 82% de los trabajadores. La pensión será del monto ahorrado y de las semanas que haya trabajado.

9 puntos para explicarla

1. Se reducen las semanas de cotización

De 1,250 a 750 semanas para alcanzar una pensión garantizada para las primeras generaciones, es decir, el trabajador puede recibir una pensión a partir de los 15 años de cotización y no de los 25 años, como sucede actualmente.

2. Se incrementan las aportaciones

Aumentarán de 6.5 a 15%, siendo la patronal la que absorba el incremento al pasar de 5.15% a 13.87 por ciento. La aportación del trabajador no se modifica y la del gobierno se transforma en una cuota social concentrada en los trabajadores de menores ingresos.

3. Incremento de trabajadores con pensión garantizada

La pensión garantizada aumentará su cobertura de 34 a 82% de los trabajadores, lo que significa que la reforma permitirá incrementar más del doble el porcentaje de trabajadores que alcancen este beneficio.

4. Aumento en el valor de la pensión

Esta reforma fortalece la pensión garantizada al incrementar el valor de la pensión de un promedio actual de 3,289 pesos (80% de un salario mínimo) a un valor promedio de 4,345 pesos, que se otorgará en función de la edad, las semanas cotizadas y el salario base de cotización, pudiendo llegar hasta 220% del salario mínimo vigente.

5. Recibirán una mejor pensión

Los trabajadores promedio podrían aumentar hasta un 40% su pensión al retirarse ya que se eleva la tasa de reemplazo en promedio alcanzando 103% para trabajadores con un ingreso de un salario mínimo y 54% para trabajadores con un ingreso de 5 salarios mínimos.

6. Los trabajadores no se podrán jubilar antes

La edad necesaria para empezar los trámites de pensión seguirá siendo 60 años, lo que cambia con un número más bajo de semanas cotizadas es que, las personas que alcancen esa edad podrán retirarse cumpliendo alrededor de 15 años activos de cotización en vez de 25, que contempla la ley actual. Cabe destacar que la reforma contempla que el número de semanas se eleve paulatinamente a 1,000 semanas en los próximos 10 años.

7. Depende del salario garantizar una buena pensión

Alcanzar la edad de retiro con el 100% de semanas cotizadas permitirá que tengas acceso a la pensión mínima garantizada (4,345 pesos al mes, según la propuesta). Sin embargo, el monto de la pensión que recibas estará determinado por el saldo que acumules en tu cuenta individual de Afore.

8. La reforma tiene mínimos costos fiscales

Al aumentar la densidad de cotización, la carga para el erario en el pago de pensiones mínimas garantizadas es menor, sin embargo, algunos economistas advierten que sí puede haber una carga mayor al disminuir el número de semanas y ampliar el número de beneficiarios de la pensión mínima garantizada.

9. Reducción de comisiones

Los cambios también contemplan que las comisiones de las Afores se establezcan en niveles internacionales, cercanas al 0.7%.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo