Sin tasas negativas en la Reserva Federal de Estados Unidos

Ante la crisis más fuerte en 9 décadas, la Fed prefiere otro tipo de herramientas monetarias, como una tasa de cero absoluto por el tiempo que sea necesario, pero nunca una tasa negativa.

Para enfrentar la crisis financiera derivada de los periodos de inactividad económica en prácticamente todos los países del mundo, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, ha prometido tres cosas:


1. Inyección de liquidez ilimitada en los circuitos financieros de su país, y por lo tanto del mundo entero.

2. Tasas bajas de interés, cercanas al cero absoluto, el tiempo que sea necesario.

3. La Fed no tendrá tasas negativas por ninguna razón en esta crisis, mientras él sea presidente del organismo.

Powell ha mantenido firme su postura y otros titulares de la Fed también han señalado que no es conveniente. Sin embargo, en otras naciones de primer mundo, las tasas negativas son una realidad: Japón con tasa de -0.1 por ciento, Suecia con -0.35 por ciento y Suiza con -0.75 por ciento, son naciones que han entrado en una zona impensable.


Pero, ¿por qué Estados Unidos no quiere tasas negativas de interés? La respuesta incluye al mundo entero. Si Estados Unidos entrara en zona de tasa negativa tendríamos una ola de inestabilidad que podría derivar en una crisis mayúscula.

La economía más endeudada del planeta

La economía más endeudada del mundo es la de Estados Unidos, al cierre del año pasado su deuda superó por primera vez los 23 billones (millones de millones) de dólares, según cifras del Departamento del Tesoro estadounidense. La deuda de EU es 19.6 veces el valor del PIB en dólares de la economía mexicana al final del año pasado. Es decir, si fuera posible construir o comprar un país como México con la deuda de Estados Unidos, se podrían comprar 19 naciones similares.


El crecimiento de la deuda de Estados Unidos se ha incrementado 16 por ciento desde que el actual presidente llegó al poder, en ese entonces el endeudamiento se situaba en 19.9 billones de dólares. A inicios de 2019 la deuda estadounidense total estaba en 22 billones de dólares, es decir, subió 1 billón en un lapso muy corto. No hay cifras disponibles oficiales para este 2020, pero es altamente probable que el fenómeno siga al alza.


Lo anterior sería una tragedia casi para cualquier país, la mayoría estarían hundidos en crisis políticas, económicas y sociales recurrentes y sus ciudadanos tendrían un futuro negro, generaciones enteras se habrían perdido. Eso sucedería en casi todos los países del mundo con una deuda parecida, menos para Estados Unidos. La clave: su moneda.

La referencia mundial

El dólar es la referencia mundial en los mercados cambiarios y por lo tanto en la economía, no hay divisa más importante con todo y la relevancia de otras monedas como el euro, el yen japonés, la libra esterlina o incluso el renminbi, la divisa de la segunda economía más importante del mundo, China.

Los mercados de capitales no son la excepción. De hecho, la deuda estadounidense obedece principalmente a la colocación de deuda, bonos denominados en dólares, al ser la economía más poderosa del planeta el respaldo económico es evidente.

Al cierre de 2019 el 35.7 por ciento de la deuda estadounidense se encontraba en manos de tenedores externos, es decir, de otros países, adicionalmente un 12 por ciento está en manos de la Reserva Federal, mientras que el 52.6 por ciento restante son bonos y obligaciones adquiridas por inversores privados. El dólar es la referencia global en los negocios; bajar la tasa de interés de los fondos federales de la Fed (tasa de referencia) y enfilarlos a zona negativa, traería consigo el caos monetario y financiero, ¿por qué?

Volatilidad jamás vista si las tasas de la Fed caen en zona negativa

Automáticamente miles de millones de dólares, que sumarían billones de dólares, se sumarían a una desquiciante volatilidad que buscaría tasas de interés positivas, el colapso del dólar generaría una crisis financiera que podría sumir al mundo entero en una Depresión económica. Con la tasa de interés de Estados Unidos en términos negativos, ¿qué otra divisa podría sustituir al dólar como moneda de referencia global?, ¿qué otra economía podría ser tan sólida para que reciba los miles de millones de dólares que buscarían refugio y rentabilidad?, ¿qué otra divisa en el planeta sería lo suficientemente sólida junto con su economía para soportar la brutal apreciación que sufriría debido a los enormes flujos de capital a sus mercados?, ¿cómo podrían soportar economías ligadas a Estados Unidos el colapso, cuando menos inicial, del dólar?

Es de llamar la atención que, incluso ante la crisis más fuerte en 9 décadas, la Fed y su titular no quiera entrar en este tema, prefiere otro tipo de herramientas monetarias y sí, una tasa de cero absoluto por el tiempo que sea necesario, pero nunca una tasa negativa.

2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo