5 tendencias de inversión después de la pandemia

Estamos en medio de una crisis que ha puesto en jaque sistemas, estructuras y sembrado cambios en nuestra forma de aprender, trabajar y vivir; el mundo no será como antes y las inversiones se enfocarán en estas tendencias.

La pandemia detuvo a la economía del mundo, ha desafiado los sistemas, las estructuras existentes y sembrado las semillas de cambios en nuestra forma de aprender, trabajar y vivir; el mundo no será como antes y eso incluye a las inversiones, que estarán más enfocadas en tendencias.


Hay “valores” que se profundizarán con el paso de los años porque forman parte de la forma de ser y vivir de las nuevas generaciones (a partir de los Millennials), como la sostenibilidad, el consumo responsable y la responsabilidad social ligada a temas como acciones en salud, educación y gobiernos corporativos.

Existen cinco grandes tendencias de inversión que con la pandemia tendrán cada vez más relevancia.


1) Cambio climático – Descarbonizar la economía: Los inversionistas destinarán recursos a empresas que contribuyen a la transición hacia una economía global menos intensiva en carbono. El reciente paro económico ha reducido de manera considerable, en varias regiones, las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que es una clara señal de lo que podría lograrse en el futuro, creando una economía global libre de carbono y más sostenible.


Los sectores en los que se centra esta tendencia son: la producción de electricidad sin carbono, el transporte, el cambio en la industria del gas y el petróleo; la agricultura y la producción de alimentos.


2) Sociedades preocupadas – Capitalismo integrador: El descontento popular está relacionado con temas nacionales, en particular con las desigualdades, no tanto la percepción de amenazas externas y la tendencia al proteccionismo. El enojo ha dado paso a la preocupación. Las verdaderas amenazas emergentes son de carácter global y requieren una cooperación multilateral.


Pero para que eso suceda, para que el inversionista encuentre las ventajas debe crearse un esquema de inversión donde no se tema por el desempleo ni por el desabasto, y que a su vez se desarrollen ideas de pequeñas comunidades que también tienen mucho que aportar con ideas para resolver problemas que disminuyan la brecha, y disminuyan la dependencia de las grandes empresas.


Actualmente, ha incrementado el valor de las cosas porque el mercado está concentrado y dominado por grupos pequeños, casi monopolios. Los precios deben regularse y ser accesibles los servicios básicos para todos, incluyendo salud educación y alimentación. Éstos serían los nichos de inversión y el reto es que el inversionista identifique las oportunidades y cree negocios que sean rentables para ellos y con precios justos.

3) Invertir en el cambio demográfico: El envejecimiento de la población continuará impulsando las oportunidades de negocio y el rendimiento de las inversiones. En los mercados emergentes, en especial, el envejecimiento se producirá una velocidad jamás experimentada en la mayoría de esos países.


El Coronavirus puso las miradas atentas en un sector de la población desatendido por años. La edad que concentrará un atractivo nicho de clientes ahora da un giro inesperado; a medida que los valores de los jóvenes se centran en el ahorro y el bajo consumo, las personas en edad madura han vivido acostumbrados en invertir en bienes materiales, además de que esta vez, la conciencia por la salud y la previsión de un futuro digno será un mercado ideal para invertir en productos y servicios orientados para adultos mayores.


4) Infraestructuras: El gasto en infraestructuras está a punto de entrar en una fase de expansión. Las viejas economías tienen que afrontar tanto las necesidades existentes como las nuevas y, además, teniendo en cuenta la tendencia hacia una mayor sostenibilidad. Al mismo tiempo, las nuevas economías continúan urbanizándose a pasos acelerados.


Siempre es necesario que el crecimiento vaya acompañado de inversiones en infraestructura de todo tipo, y el periodo que se avecina lo hace aún más atractivo, por la expectativa de tasas de interés más bajas y, a veces, incluso negativas, durante un período prolongado debería brindar un estímulo adecuado para las inversiones.


5) Tecnología al servicio del hombre: Las innovaciones y desafíos surgidos con la crisis del Coronavirus siguen convirtiendo a la tecnología en un sector atractivo para los inversionistas, el progreso tecnológico es irreversible.


La evolución de múltiples actividades, en especial laborales, aunque en cuestión de movilización ya eran visibles, se orientan al mundo digital. Las cuarentenas y aislamientos físicos lo hicieron real para todas las personas, así que sería necio pensar que esta situación será pasada por alto en ese sentido. Hoy más que nunca, el presente y futuro es digital.


Estas tendencias de inversión de largo plazo, junto con otros cambios que ha provocado la hasta hace unos cuantos meses inesperada pandemia, provocarán sorpresas y escenarios inéditos, que en los hechos sólo formarán parte de la nueva normalidad.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo