Guía de evaluación de riesgos psicosociales, herramienta de sensibilización y apoyo

Los riesgos psicosociales deben evaluarse con métodos que ayuden a identificar las causas de los problemas.

La prevención de riesgos psicosociales debe ser al mismo tiempo objetivo y compromiso para las empresas, tomando en cuenta que el capital humano es el más importante activo con el que cuentan las organizaciones y que se debe promover la toma de conciencia sobre la importancia de las políticas preventivas para garantizar el óptimo desarrollo de la producción.


El método de evaluación debe sugerir procedimientos de participación de empresarios, trabajadores y representantes de ambos en el transcurso del proceso de actuación preventiva. Así, se garantiza que el conocimiento técnico esté complementado con el obtenido de la experiencia de los involucrados.


Existen diversos métodos para realizar la evaluación de riesgos psicosociales. Cada organización debe analizar cuál se adapta a sus características, y comprobar que cumple con:


  • Obtener información relevante y usarla para tomar las medidas oportunas.

  • Que sea posible estimar la dimensión de los riesgos, pueden emplearse puntuaciones y tantos porcientos de empleados expuestos.

  • Informar la exposición por cada puesto de trabajo.

  • Realizar una evaluación de las condiciones laborales que influyan en el origen de riesgos para la seguridad y salud ocupacional de los trabajadores.

  • Aportar información por parte de los empleados para identificar y valorar los riesgos.


Es necesario establecer y limitar los factores que deben ser analizados, teniendo en cuenta a los trabajadores, y que ellos sean los que detallen las circunstancias que tienen en su lugar de trabajo que pueden generar inconvenientes significativos.


La organización debe determinar los lugares de trabajo que van a ser analizados, por ejemplo las sedes o los departamentos.


Se deben usar técnicas de muestreo y decidir para cada colectivo, qué tamaño de muestra es necesario, aunque se recomienda que siempre que sea posible, llevar a cabo un muestreo sobre el mayor porcentaje de la plantilla, con el método de evaluación más adecuado, en función de los objetivos que persiga la organización.


Se deben tener en cuenta las características del grupo de trabajadores, por ejemplo, nivel cultural, nivel de escritura, etc. Para saber cuál es el método de evaluación más adecuado.


De forma periódica, se recomienda revisar los instrumentos que se han empleado para realizar en otras ocasiones las evaluaciones. Por ejemplo, puede ocurrir que los trabajadores cada año realicen tres cuestionarios, siempre iguales, obteniendo tasas de respuesta muy bajas que impidan llevar a cabo correctamente la evaluación de riesgos psicosociales.


Deberán seleccionarse métodos que permitan evaluar los riesgos con rigor y calidad, que permitan acceder de forma fácil a la fuente de información. Contemplar el tiempo para realizar correctamente la evaluación y reservarlo en la agenda.


No existe un método que sea el mejor, por eso se deben analizar y comparar los diferentes métodos, considerando las ventajas e inconvenientes de emplearlos.


Hay casos en los que las organizaciones deciden implementar diferentes métodos, esto puede generar inconvenientes a la hora de comparar resultados entre sedes, departamentos o colectivos.


La evaluación de riesgos psicosociales se ejecutará conforme a: objetivo, tipo de organización, tamaño, tiempo necesario para desarrollarla.


Realizar una adecuada evaluación permite alcanzar beneficios, como la reducción de gastos en bajas por enfermedad laboral, se minimiza la rotación de personal y pérdida del talento, se previenen situaciones de acoso y evitan trastornos conductuales.


Por último, los costos de las sanciones y bajas laborales son mucho menores; y claro, al promover el buen ambiente en la organización se consigue mejorar la productividad.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo