top of page

Pelé, adiós a una leyenda

Recordamos algunos de los sucesos más importantes del mejor jugador de futbol de la historia.

Edson Arantes do Nascimento,​ conocido como Pelé, apodado O Rei, es reconocido por especialistas, exfutbolistas y aficionados como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos; descrito por la FIFA como "el más grande de todos".​ La revista Time lo incluyó en su lista de las "100 personas más importantes del xx". En 2016 el Comité Olímpico Internacional, le otorgó la Orden Olímpica.​ En 2000 fue elegido como el "mejor futbolista del siglo xx" con el 73 % en una votación realizada por la Comisión de Fútbol de la FIFA y los suscriptores de la Revista FIFA,​ por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol, así como en una encuesta respondida por los ganadores del Balón de Oro.


Inició su carrera como en 1956 en el Santos, donde militó hasta 1974 y con el que ganó una Supercopa de Campeones Intercontinentales, dos Copas Intercontinental, dos Copas Libertadores de América, seis del Brasileirão, cuatro del Torneo Río-São Paulo y diez del Campeonato Paulista. Es el máximo goleador de la historia del equipo paulista con 643 goles en 659 partidos, la segunda mayor cifra en un mismo club en partidos oficiales; sumando los encuentros no oficiales en el Santos convirtió 1091 goles en 1116 partidos.


Debutó con la selección brasileña en 1957 a los dieciséis años y es, junto con Neymar, el máximo goleador de la selección con 77 goles. Acuñó el término "jogo bonito" para designar el estilo que practicó Brasil en los años que él integró su selección y disputó cuatro Copas Mundiales, de las que fue campeón en 1958, 1962 y 1970, siendo el futbolista que más veces y más joven la ha obtenido. Anotó un total de doce goles en Mundiales​ y fue elegido como mejor jugador en 1970 y el mejor jugador joven en 1958.​


Se retiró en 1977. Sus 1279 goles en 1363 partidos, incluyendo amistosos, son reconocidos como un récord mundial Guinness.​ El registro de goles oficiales realizado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFH) contabiliza para Pelé 762 goles en partidos oficiales, que considera récord mundial para el siglo xx.​ Otros registros, como el de la RSSSF, le han computado hasta 778 goles en partidos oficiales.


Tras su retiro, fue actor y cantante. Fue nombrado Ciudadano del Mundo por la ONU en 1977, Embajador para la Ecología y el Medio Ambiente por la ONU en 1992, Embajador de Educación, Ciencia, Cultura y Buenos Deseos de la Unesco en 1994, Ministro extraordinario de Deportes por el gobierno de Brasil entre 1994 y 1998, Caballero de Honor del Imperio Británico en 1997 y Embajador del Deporte en el Foro Económico Mundial de 2006.​


En 2004 la FIFA le encargó la elaboración de la lista de los "125 mejores futbolistas vivos" por la celebración de su centenario. A pesar de no haber ganado el Balón de Oro en su carrera, al que en aquella época solo podían optar europeos, la revista France Football le concedió uno honorífico por su gran trayectoria.​ En 2020 fue incluido como mediocentro ofensivo en el Dream Team histórico del Balón de Oro.


Pelé fue un hombre fundamentalmente de futbol, y su fama se limita a lo que hizo en la cancha, y no lo que le pasó fuera. Pelé era imagen y estadística. Además de los trofeos y la leyenda del jogo bonito, un rasgo de Pelé fue creerse el mejor y defenderlo con uñas y dientes. Nunca fue arrogante, pero tampoco se restó méritos, de ahí que haya arrastrado una polémica con Maradona, sobre todo desde que varias voces (principalmente en Argentina) defendían al Pelusa como el mejor de todos los tiempos. Al principio de la carrera de Maradona, a finales de los años 70, y cuando Pelé se había retirado tras jugar sus últimos años en Nueva York, fue un mentor del joven argentino.


Hay una foto de Maradona joven, junto a Pelé, en la que el brasileño toca la guitarra: vio en él el futuro, y no se equivocó. Luego, su protegido quiso asaltar el trono del mejor de la historia a partir de su hazaña en México 86, entonces Pelé empezó a minimizar sus logros y a exhibir los suyos. Esa defensa de su legado la mantuvo cuando se desató la campaña para colocar a Messi en el escalón más alto de la clasificación mítica.


Los orígenes de Pelé son parecidos a los de muchos futbolistas que vinieron después: nació en 1940 en un barrio pobre de Três Coraçoes, su padre había tenido experiencia en el fútbol, y rápidamente destacó por su técnica y su trayectoria, en un país en el que el deporte se estaba convirtiendo en la nueva religión.


Se retiró de la selección brasileña en 1971, tras ganar su tercer mundial en México, y desde entonces vivió vinculado al fútbol brasileño como rastreador de talentos. A mediados de los 90 se vio envuelto en una investigación por el robo colectivo de 700.000 dólares de fondos de la organización, pero nunca fue condenado.


No es que necesitara el dinero, pues tras dejar el fútbol Pelé no dejó de ganarlo, llegó a tener una mansión en los Hamptons de Nueva York, valorada en casi 3 millones de dólares cuando la vendió en 2008, para comprar algo de más de 100.000 dólares cuando emprendió su aventura norteamericana. La mayor parte de su dinero lo invirtió en bienes raíces, lo que a la larga le proporcionó un patrimonio que ronda los 100 millones de dólares.


Lo único que le faltó a Pelé fue éxito en el amor. Se casó dos veces, y dos veces se divorció, hasta intentarlo por tercera vez con Marcia Aoki, con la que se unió en 2016 a los 76 años. Los matrimonios anteriores fueron, aventuras agridulces: su primera pareja fue Rosemeri dos Reis Cholbi, con la que mantuvo una relación de 26 años y se divorció en 1982, tras haber tenido dos hijas y un hijo varón.


Volvió a casarse en 1994, y su matrimonio con Assíria Lemos Seixas duró 24 años, hasta su divorcio en 2008; tuvieron dos hijos gemelos en 1996, a los que habría que añadir una hija ilegítima, Sandra Machado, que murió en 2006, fruto de una relación extramatrimonial con su criada, y de la que nunca reconoció su paternidad. Siempre se negó a hacerse la prueba del ADN, aunque una sentencia judicial estableció que él era verdaderamente su padre.


En sus últimos años su salud se debilitó, arrastró durante años problemas renales, le extirparon un riñón en 1977. A principios de 2020, su familia reveló que no volvería a caminar: Pelé, el jugador más rápido y hábil de su tiempo, vivió sus últimos años en una silla de ruedas. Y, sin embargo, nadie podrá alcanzarle por ahora en su rincón de gloria.

0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page