Top 20 Rock alternativo en inglés, una visión crítica (segunda parte)

La última década en la que el Rock tuvo un verdadero protagonismo y representantes dignos de tomar la herencia de los grandes, con el valor para enfrentar la actual época de carencia de música de buena calidad.

Para bien o para mal, en esta década los intereses de los empresarios y las disqueras fue que tuvieron el control absoluto de las tendencias musicales, con el experimento ya probado anteriormente y manejado con mayor efectividad, el predominio de uno u otro estilo fueron apareciendo y desapareciendo como por arte de magia: New Metal, Happy Punk, Emo, Indie (Garage Rock, Post Punk Revival, Folk Rock, etc).


De un momento a otro, las bandas representantes de cada uno de las corrientes mencionadas, se multiplicaban como plaga y de la misma forma, en un abrir y cerrar de ojos se acababa su popularidad. Dos o tres discos por cada agrupación exitosa parece ser la fórmula exacta para crear "nuevas y sensacionales" propuestas, a las que, una por una, se les acabaron sus 5 minutos.


El resto es historia, no podría explicar cómo fue que pasó, quizá la credibilidad del rock fue demasiado en picada con toda esa evidente manipulación mediática, la necesidad de meter Hip Hop a todo para parecer "fresco", anuló las ganas de los miles de adolescentes que llenos de entusiasmo compraban guitarras para aprender unos acordes y formar sus bandas. La cultura del videojuego y el Dj triunfó y los antes "músicos" apagaron sus amplificadores para prender sus computadoras y hacer combinaciones arbitrarias de sonidos que empezaron a considerar como música.


Pero esta visión nostálgica y no exenta de molestia y/o incomodidad, ahora es obsoleta. Por lo pronto recordemos las últimas llamaradas del Rock comercial que quedan para el registro.


Número 10

Clint Eastwood de Gorillaz (2001) El producto fue “La primera banda virtual de la historia”; y así inició el género del músico-artistavisual-fotógrafo-pintor-poeta-criticosocial-youtuber-influencer-foodie-directordecine-orgánico-artesano-hipster-mochilero-nomebaño-gamer-intelectual-artesanal-etc-etc… multitalentos; de los cuales hay muchos que nos comparten su variada producción en cualquier disciplina con "amplio dominio" y "maestría" en todas ellas.

Se invierte mucho dinero, se repite un dicho hasta convencer a la gente que son “genios”. Ni siquiera entiendo porque deberían ser Rock, pero aquí están. Ahora son un grupo que donde se paren generan expectativa y llenos asegurados. Dicen que son muy buenos en vivo.

Número 9

Seven nation army de White Stripes (2003) Ya sea por la actitud de la letra o por el que para algunos es el riff de guitarra más reconocible de este siglo, este tema se convirtió en un clásico. Llegando a la parte media de la década, el minimalismo musical es evidente, bandas de pocos integrantes y rolas de uno o dos riffs abundan en la radio, canales de música y ya para entonces el internet, el Garaje rock, Post-punk revival, y todo lo que en términos muy burdos resumimos a Indie se volvió la tendencia, y un resurgimiento del género fue la última chispa de sonido, creatividad, espíritu rockero y buena música, que por lo menos en el mainstream tuvimos oportunidad de escuchar.

Número 8

Again de Lenny Kravitz (2000) Para hacer una buena canción es tan sencillo como tener una idea clara y ejecutarla bien. Eso lo ha demostrado Lenny Kravitz una y otra vez, así es su música: sencilla y bien hecha, a veces funky, otras más soul, pero siempre con un inmenso feeling y un toque de Rock; esa fue la estrategia en este tema, que se convirtió en uno de esos himnos de balada rockera que hace mucho que no se escuchan. Sin ser espectacular, ¡pero hasta el solo de guitarra es bueno! Y siendo objetivos, el señor Kravitz no se caracteriza por ser un gran guitarrista.

Sin discusiones, es una buena rola.

Número 7

Last Nite de The Strokes (2001) Cuando The Strokes apareció era algo nuevo, sencillo, honesto, directo, vintage, en fin, para much@s de nosotros eso fue buenísimo; oxígeno en el mercado del rock, por entonces saturado de Nü Metal.

No revolucionaron el género, después de algunos años pasó con cualquier giro factible de crear tendencia, ya fuera Punk, New Wave (Dark, Tecnopop, y matices), Glam, Grunge, Nü Metal, Happy Punk, Emo (con todo y el mal uso que se le dió a un subgénero que ya existía), Indie (generalizando), cualquier cosa que pueda ser empacada, maquilada y llevada al colmo de la sobreexplotación hasta acabar con ella. De cada una se rescatan representantes muy valiosos, y The Strokes son unos de ellos.

Número 6

Mr. Brightside de The Killers (2003) Los Killers aparecieron junto con la ola de "bandas indie" que dominó el mercado rockero durante esta década. Contrario a varios que parecían copias de molde uno de otro (como en cualquier movimiento prefabricado), demostraron que tienen estilo, son originales dentro de una tendencia que terminó por sobreexplotarse, han sido constantes, sus trabajos consistentes y, por lo menos, no se les conocen escándalos, ni de drogas, ni ataques de soberbia o estrellitis; eso, ya es ganancia.

Número 5

Sex on fire de Kings of Leon (2008) Kings of Leon es el caso de una banda muy afectada por el éxito comercial. Pareciera que de pronto, un ejecutivo se dio cuenta que detrás de mucha barba y melenas largas había unos galanes ideales para explotar en videos. Posiblemente lo que derivó en una baja enorme de calidad en su música, fue el tiempo empleado en entrevistas, sesiones de fotos y una sobreexposición mediática que reventó a unos músicos que solían tocar un excelente Rock.

Más allá de eso, este es un rolón.

Número 4

Yellow de Coldplay (2000) / Clooks / The Scientist Esta década tuvo la peculiaridad de que algunas bandas tuvieron varios sencillos con mucho éxito. Considero que en muchos casos no fueron buenas bandas (Panic at the disco, Good Charlote, Simple Plan, Green Day, U2, Franz Ferdinand, The Hives, The Strokes, RHCP, etc), ni buenas canciones, sin embargo, el mainstream y sus estrategias son suficientes para crear ídolos y prestigio. Quizá Coldplay sea el mejor ejemplo, y sus éxitos como Yellow, The Scientist, Clooks, Fix You, Viva la Vida (con todo y escándalo de plagio a Joe Satriani), etc; las pruebas.

Número 3

Snow de Red Hot Chilli Peppers (2006) / Can’t stop / Californication Si tuviéramos que escoger a una banda que se llevó esa década y demostró como se puede sobresalir con base en el trabajo y la calidad musical, serían los RHCP. Originales y fieles a su estilo, fueron maleables para evitar caer en copiarse a ellos mismos. De 1999 a 2011 publicaron 4 discos y una cantidad muy alta de sencillos de buena calidad, incluso sin John Frusciante siguieron aportando a la música y al Rock. No hay nada que debatir y sobran argumentos para agregar. Son una enorme banda.

Número 2

The best of you de Foo Fighters (2005) / The Pretender Foo Fighters es una de las bandas que en esta década se consolidó como un gran exponente de Rock de todos los tiempos. Gracias a su constancia, consistencia y congruencia no hay lugar a dudas sobre su calidad. Profesionalismo, sería la palabra clave del trabajo de esta gran agrupación, que ha sabido construir un estilo e identidad únicos. Dave Grohl, más allá de gustos personales, es un músico digno de admiración y respeto por su persistencia y amor por lo que hace.

Número 1

Like a stone de Audioslave (2002) Fue fugaz el paso de esta banda en el Rock, un brote de genialidad y sinergia lo que le regalaron al mundo. Han pasado casi 20 años y Like a Stone sigue así, como un diamante que jamás perderá su brillo. Y pareciera el funesto destino de los grandes, Chris Cornell vivirá eternamente; mientras que Tom Morello continúa incansable, como un maestro de la innovación y creatividad.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo