Tendencias laborales para 2020

Los cambios laborales de la pasada década definirán el mercado laboral este año. La fuerza de trabajo ha cambiado de generación, por lo mismo, las funciones, los estilos y talentos también.

Según LinkedIn, los cambios laborales experimentados durante la pasada década son la clave que definirá el mercado laboral en 2020. La fuerza de trabajo ha cambiado de generación, por lo mismo, las funciones, los estilos y talentos también se han ajustado en comparación con anteriores modelos.


1. El trabajo flexible ya es considerado por muchos empleados como un beneficio que deben otorgar las empresas. Experimentos con una semana laboral de cuatro días se están realizando en todo el mundo: Microsoft lo probó en Japón, y el Partido Laborista del Reino Unido incluso lo prometió en su campaña electoral.


Hay estudios de la relación entre horas de trabajo y productividad que aseguran que menos horas podría no comprometer los resultados e implicar menores costos laborales. De esta forma se beneficia el empleador y el empleado.


Las mujeres históricamente han tenido que aceptar recortes en sueldos y asensos debido al trabajo flexible, de esta forma cambiaría esta situación. Según una investigación de Boston Consulting Group, entre las mujeres con estudios superiores que dejaron sus empleos, el 69% hubiera seguido trabajando si hubieran tenido opciones de trabajo más flexibles.


2. La salud mental en el trabajo será tomada en cuenta, la depresión y la ansiedad le cuestan a la economía mundial 1 billón de dólares en pérdida de productividad cada año, según la Organización Mundial de la Salud.


Es un verdadero problema y una necesidad que debe abordarse, sin embargo, las grandes empresas no están preparadas para manejar la situación. Hablar de salud mental en el trabajo no es sencillo, implica cuestiones de privacidad, responsabilidad legal y discriminación.


Por motivos legales, se recomienda que el empleado sea quien comience la conversación, primero analizar la cultura empresarial y decidir si compartir su experiencia implicaría un riesgo. En cuanto a los patrones, ellos pueden predicar con el ejemplo siendo abiertos sobre sus propias dificultades.


Es fundamental crear una cultura de apoyo, con confidencialidad, un plan de adaptación y beneficios similares a los de la cobertura de salud física.


3. Concentración, la aptitud más importante. De acuerdo con un estudio de la plataforma de aprendizaje Udemy, dos tercios de los trabajadores admitieron mirar su teléfono durante al menos una hora en su día laboral. Esto tiene un gran costo para los trabajadores y los empleadores.


Cada vez que los empleados toman su teléfono o sucumben ante una distracción, se apartan de su trabajo, esto genera un impacto increíble y poco estudiado en la productividad, la creatividad y la felicidad de los empleados.


Dominar la curiosidad, planificar el día, controlar el uso de la tecnología y hacer pactos individuales o con amigos son algunas recomendaciones para dominar esta situación.


Recuerda, aunque las distracciones no son necesariamente tu culpa, son tu responsabilidad.

4. Las generaciones más grandes tenían como filosofía profesional la estabilidad en el trabajo, pasar toda su vida laboral en una empresa, esto ha cambiado radicalmente.


El modelo a seguir era “hacer carrera” en una compañía hasta jubilarse, pero esa valorada estabilidad ha cambiado, debemos asumir que nuestro próximo trabajo durará de tres a cinco años.


La búsqueda de nuevas oportunidades laborales es una constante en nuestra vida profesional. Las nuevas generaciones no tienen gran apego a la organización donde laboran. Al ser nativos digitales, son capaces de comprender la nueva economía, sus oportunidades y desafíos. El tiempo dedicado a una organización debe aportar valor para nuestra empleabilidad.


5. Educación continua sin costo para trabajadores. La tecnología avanza rápido y con ello, la transformación del mercado laboral. La automatización ha comenzado a cobrar las primeras victimas y eso implica que el capital humano deberá capacitarse para adquirir conocimientos que permitan acceder a los nuevos empleos que se crearán con el futuro del trabajo.


Para preparar a los trabajadores para la Era Industrial, los países desarrollaron la infraestructura de la educación primaria y secundaria. Ahora, los gobiernos deberían hacer algo similar con la educación adulta.


6. Humanos más humanos. Una de las claves para sobrevivir a la automatización es hacer esas tareas que los robots nunca podrán realizar. Por ello, las habilidades blandas serán cada vez más importantes.


Vamos a tener que prepararnos para ser cada día más creativos, empáticos, pensar estratégicamente, romper jerarquías, conversar, trabajar en equipo y resolver problemas.


Las compañías que incorporen esta tendencia tendrán más probabilidades de éxito; quienes ayuden a otras empresas a hacerlo, aún más.

7. Experiencias personalizadas para clientes y colaboradores. Veremos estrategias de Recursos Humanos orientadas a la flexibilidad inteligente.


El objetivo sigue siendo el engagement total del colaborador, pero hay que tener en cuenta que cada uno es diferente, tiene motivadores y necesidades distintas;


cada vez más compañías adoptarán modelos de trabajo, liderazgo, colaboración, jornadas y reconocimiento ad hoc al individuo.


Se atenderá la necesidad personal que tenemos de sentirnos reconocidos, entendidos y de conectar de forma más profunda con nuestro trabajo y/o con nuestra experiencia de compra.


8. ¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir? Esta generación se preocupa por lo que le ofrece el ámbito laboral y lo que ofrece el resto de las áreas de su vida, los líderes deben adaptarse si esperan atraer y conservar a los mejores empleados.


La obsesión con la productividad, el crecimiento y la competitividad incitó a las nuevas generaciones a demostrar su entereza trabajando todo el tiempo. Podía ser destructiva, pero también producía resultados.


Ese hambre se ha saciado, por un escepticismo de raíces cada vez más profundas hacia el capitalismo. Los valores están evolucionando, al parecer somos menos materialistas.


9. Inteligencia Artificial, cada vez más presente. Somos testigos del surgimiento de empresas con cientos o miles de millones de usuarios, donde el volumen de trabajo necesario para la evaluación y circulación del contenido alcanza un nivel inmanejable por seres humanos. Para estas empresas, los algoritmos de inteligencia artificial (IA) son la única manera de gestionar sus negocios.


Antes todas las decisiones eran tomadas por personas, ahora lo único que podemos decidir es qué variables debe maximizar un algoritmo. Eso crea una capa entre estas empresas y los usuarios, y los sistemas de IA presentan consecuencias imprevistas y son casi imposibles de controlar por completo.


El desafío es entender los efectos y aprender a vivir con ello, tanto en el rol de managers como de participantes en las plataformas sociales.

10. Existe un déficit en los servicios de salud, se cree que ascenderá a 18 millones de trabajadores en los próximos 10 años, y la mitad corresponden a enfermeras y parteras, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La necesidad es mayor en países de bajos y medianos ingresos.


La OMS está planificando una campaña importante para promover la educación, la formación y el apoyo en el lugar de trabajo para las enfermeras. Dado que el 70% de trabajadores de salud a nivel mundial son mujeres, los empleos son empleos para mujeres, por lo tanto, invertir en trabajadores de la salud genera un triple beneficio: para la salud, para el crecimiento económico y para la igualdad de género.


Posteriormente profundizaremos en cada uno de los puntos, con el objetivo de ampliar la información y resolver las dudas relacionadas con la actualidad laboral.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo