Cine negro, producto único de una época de crisis

Cada obra lleva el sello de la sociedad y el tiempo en el que fue creada, esta corriente surgió durante la Gran Depresión, después de eso, el material que se acerque al estilo, únicamente lo tomaría como influencia.

El cine negro o film noir es un género cinematográfico que se desarrolló en Estados Unidos entre la década de 1930 y 1950 (su apogeo fue entre 1940 y 1950). Se considera como la primera película de este tipo a El halcón maltés, de John Huston, con Humphrey Bogart y Mary Astor, estrenada en 1941.

La primera persona que empleó el término Film Noir fue el crítico de cine Nino Frank, comenzó a utilizarlo en sus artículos sobre películas del Hollywood de los años 40. Películas marcadas por la prohibición, la gran depresión y la Guerra mundial.

Las temáticas giran en torno a hechos delictivos, con contenido expresivo y una característica estética visual. Su construcción formal se acerca al expresionismo. Emplea un lenguaje metafórico y resalta la iluminación tenebrosa en claroscuro, escenas nocturnas con humedad en el ambiente, sombras para exaltar la psicología de los personajes y efectos especialmente impactantes en blanco y negro; personalidad de los personajes y sus motivaciones son difíciles de establecer (detectives privados, son frecuentes protagonistas del género). Fronteras entre buenos y malos desaparecen y el héroe suele ser un antihéroe amenazado por un pasado oscuro.

Presenta sociedades violentas, cínicas y corruptas que amenazan no solo al protagonista, también a otros personajes, dentro de un ambiente de pesimismo fatalista. Agridulces finales que no presentan el fracaso del protagonista. Otra característica es la presencia de la femme fatale, mujeres aparentemente inofensivas que conducen a sus víctimas al peligro o a la muerte. Las novelas de Dashiell Hammett y Raymond Chandler, con sus detectives Spade y Marlowe, son fuentes habituales de los guiones de este género.

Influencia europea

Los orígenes no se encuentran solo en el cine; la iluminación está relacionada con la técnica del claroscuro y el tenebrismo, y su estética está vinculada al expresionismo alemán de principios del siglo XX que comprendía desde el cine, el teatro, la fotografía y la pintura hasta la escultura y la arquitectura.

https://www.rpjmconsultoria.com/post/nosferatu-cine-expresionista

Hollywood estaba floreciendo, y debido al régimen nazi muchos directores alemanes y europeos expresionistas se exiliaron a Estados Unidos, como Fritz Lang, Robert Siodmak o Michael Curtiz. Éstos llevaron a Hollywood las técnicas de iluminación que ilustraban un estado psicológico y un nuevo acercamiento a la puesta en escena, realizando algunos de los primeros clásicos del cine negro. La obra maestra de Lang: M, el vampiro de Düsseldorf (1931), es una de las primeras películas de la era del sonido en adoptar la estética y los argumentos del cine negro.

Los directores expresionistas que trabajaron para Universal Studios tuvieron libertad para realizar películas de terror como Drácula (1931), La momia (1932) y The black cat, de el austriaco Edgar G. Ulmer. Sin embargo, la que más se adecúa al cine negro, tanto por el argumento como por el tono es El hombre invisible (1933), dirigida por James Whale.

Josef von Sternberg, también austríaco, dirigió películas como El expreso de Shangai (1932) o El diablo es una mujer (1935). Estas películas, con su erotismo y su estilo visual barroco anticipan elementos del cine negro. También La ley del hampa (Underworld 1927), de este director, contribuyó al auge de las películas de gánsteres, y películas como Little Caesar, (1931), El enemigo público (1931) y Scarface (1932) demostraron que el público buscaba argumentos criminales y protagonistas de moralidad ambigua.

Otras posibles influencias son el realismo poético francés de los años 30, con su actitud romántica y fatalista y sus héroes condenados, y también el neorrealismo italiano de los años 40. Jules Dassin, director de The Naked City, (1948) señaló a los neorrealistas como su fuente de inspiración en el uso de una fotografía in-situ y extras no profesionales. Algunas películas que hoy consideramos cine negro nos muestran protagonistas ordinarios con vidas ordinarias con ciertos tintes neorrealistas. Entre las películas que no pueden considerarse como cine negro, quizá la más influyente para el género es Ciudadano Kane (1941), de Orson Welles.

La ficción literaria

La fuente para los argumentos del cine negro fueron los thrillers de detectives y crímenes, popularizados en revistas como Black Mask, por escritores como Dashiell Hammett y James M. Cain. Clásicos como El halcón maltés (1941) y La llave de cristal (1942) estaban basados en novelas de Hammett; y las obras de Cain sirvieron como base para Double Indemnity, (1944), Mildred Pierce, (1945), El cartero siempre llama dos veces (1946), etc. Una década antes de la época clásica del cine negro, una de las historias de Hammett vio la luz en Las calles de la ciudad (City Streets, 1931), dirigido por Rouben Mamoulian.

El escritor Raymond Chandler, que debutó como novelista con El sueño eterno en 1939 se convirtió en el autor más popular de novela negra, y muchas de sus obras fueron llevadas a la pantalla, como Murder, My Sweet, (1944), adaptada de la novela Farewell, My Lovely; El sueño eterno (1946), y La dama del lago (1947). Chandler fue también uno de los más importantes guionistas del género, trabajando en los guiones de películas como Perdición (1944), La dalia azul (1946), y Pacto siniestro (Extraños en un tren) (1951).

Otro autor de novela negra fue W. R. Burnett, cuya novela Little Caesar, fue llevada al cine en 1931. Al año siguiente, Burnett fue contratado para escribir el guion de Scarface (1932), mientras una de sus historias servía para Beast of the City, (1932). Durante la época dorada del cine negro, siete de sus novelas fueron llevadas al cine, las más conocidas son High Sierra, (1941), This Gun for Hire (1942), y La jungla de asfalto (1950).

Algunos críticos sostienen que el cine negro es una corriente que existió en un momento y lugar determinado de la historia y de la cinematografía (Hollywood de los años 40-50), otros creen que el cine negro ha ido adaptando su estilo visual y narrativo para confluir con los nuevos tiempos y las nuevas técnicas. La mayoría, sin embargo, sostienen que las películas realizadas fuera de los límites temporales del cine negro clásico no pueden clasificarse genuinamente como noir sino como claras alusiones a este género.

Para esclarecer lo anterior, podríamos argumentar que si partimos bajo el entendido de que cada obra, llámese cine, pintura, pieza musical, etc, lleva impreso el sello de la sociedad y el tiempo en el que fue creada, claramente el Cine negro, como tal, dejó de producirse al terminar el periodo de la Gran Depresión, cuando Estados Unidos vivió un resurgimiento económico y un parteaguas generacional con el Baby Boom. El material que se acerque al estilo, lo tomaría como influencia, ya sea por gusto o con fines comerciales.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo