Qué es y cómo trabaja una incubadora de negocios

Un plan de negocios necesita una idea, estructurarla y gestar un plan que proyecte el desarrollo y ejecución del emprendimiento; aquí se evalúa la viabilidad técnica, financiera y de mercado de un plan, proporciona asesoría legal, desarrolla planes de mercadotecnia y ventas; incluso, aporta un espacio físico, equipo, logística y acceso a financiamiento y capital semilla.

Cuando se realiza un plan de negocios es necesario tener una idea, estructurarla y gestar un plan que proyecte el desarrollo y la ejecución del emprendimiento; las incubadoras de negocios son herramientas útiles para impulsar el nacimiento de nuevas empresas, ya que se encargan de evaluar la viabilidad técnica, financiera y de mercado de un plan, proporcionar servicios de asesoría legal, desarrollar los planes de mercadotecnia y ventas e incluso, aportar un espacio físico, equipo, logística y acceso a financiamiento y capital semilla.


¿Qué es?


Es un centro de apoyo a empresarios y emprendedores que facilita la creación y consolidación de empresas a través de servicios de formación y desarrollo, así como asistencia en los diferentes ámbitos, desde técnica, legal y financiera hasta la vinculación a programas del sector público y privado.


Los servicios y programas de la Incubadora de Empresas son flexibles y se adecúan a las características de cada emprendedor, de su empresa y del grado de avance de su proyecto. Cuenta con asistencia profesional, especializada en diversas áreas del desarrollo empresarial, como la capacitación, vinculación con una red de contactos que permita al emprendedor desenvolverse en un ambiente empresarial.


El objetivo de una incubadora debe ser proveer los recursos y servicios necesarios para consolidar ideas y proyectos de negocio exitosos, financieramente viables, autónomos y competitivamente favorables y sostenibles a largo plazo, que permita al emprendedor o empresario contribuir al desarrollo social y económico, a la cultura emprendedora, y a la generación de empleos productivos.


Las incubadoras de empresas son diferentes de las aceleradoras de empresas. Si bien existen incubadoras para fomentar el crecimiento de un nuevo negocio, las aceleradoras generalmente están orientadas a ayudar a los empresarios a transformar sus ideas en productos o servicios que estén listos para el mercado rápidamente en pocos meses.


El costo varía según la empresa que brinda el apoyo. Existen algunas convocatorias gubernamentales que dan talleres y asesorías gratuitas a emprendedores.


Proceso de incubación de empresas


1. Selección


Un negocio o startup postula su proyecto a alguna incubadora. La idea entra a un proceso de selección, en el que los asesores y especialistas analizan el perfil del emprendedor y el potencial del emprendimiento. Una vez analizados cada uno de los proyectos, seleccionan un número determinado y dan aviso de los resultados y fechas de inicio.


2. Preincubación


En esta etapa se revisan los requerimientos para comenzar un proyecto. Se define el plan de negocios y se genera un plan de trabajo que será el apoyo del proyecto durante el proceso de incubación.


Es necesario que la documentación y demás pasos sean cumplidos al pie de la letra o, de lo contrario, el proceso podría alargarse más de lo deseado.


La incubadora está encargada de brindar asesoría técnica y facilitar las herramientas más importantes para que los proyectos sigan en marcha.


3. Incubación


La incubadora acompaña a las startups durante el desarrollo de sus productos y servicios. En esta etapa dan inicio a las actividades comerciales hasta que el proyecto esté listo para su lanzamiento. Durante esta etapa se ofrecen asesorías especializadas y se facilitan redes de apoyo y planes de financiamiento.


4. Seguimiento


Una vez que se gradúa el negocio, la incubadora hace seguimiento periódico para monitorear el avance del proyecto ya lanzado al mercado. Después de esto, pueden iniciar un servicio de post-incubación para mejorar productos y tener un nuevo apoyo de financiamiento y capacitación.


Ventajas y/o servicios que puede ofrecer una incubadora


1. Provee oficinas físicas


Algunas incubadoras ofrecen oficinas físicas gratuitas o a un coste reducido, permite encontrar un espacio profesional para los empleados y brindarles un lugar de trabajo sin tener que firmar un contrato de arrendamiento. Esto es útil sobre todo cuando la empresa no tiene tan claras las tasas de crecimiento en la producción.


2. Equipo especializado


Algunas incubadoras invierten en equipo especializado como software de modelado, impresoras 3D, equipo para crear prototipos o laboratorios de desarrollo de software. Tener esto a disposición representa una ventaja para que las empresas crezcan en sus primeros años.


3. Ayuda de expertos


La mayoría de incubadoras cuentan con un departamento con empleados experimentados y con gran conocimiento como ejecutivos en empresas, para ayudar a los equipos de los negocios a mantenerse centrados en lo relevante y evitar los errores más significativos. Usualmente envían guías o mentores que tienen experiencia específica en las startups para explicar los procesos, métodos de planificación y el criterio que pueden considerar para tomar decisiones.


4. Entrenamiento y formación


Muchas incubadoras ofrecen formación y entrenamientos importantes en el área empresarial: desde consejería legal para la documentación de startups, hasta capacitaciones para resolver retos generales en las empresas; por ejemplo, empacar un producto para envío, crear una cultura de calidad o establecer procesos de venta y marketing funcionales.


5. Descuentos en software


Las incubadoras normalmente ofrecen un catálogo de software a las empresas que les ayuda a elevar su crecimiento, en áreas como la contabilidad o la gestión de proyectos. Esto permite a las empresas trabajar y no preocuparse por esos gastos.


6. Servicios de negocio compartidos


Muchas incubadoras ofrecen servicios de contaduría, finanzas, marketing y manufactura para ayudar a que las empresas escalen en su crecimiento y desarrollo.


7. Integrar una comunidad


Uno de los mejores atributos de las incubadoras son los elementos intangibles. Trabajar con un grupo de emprendedores que tienen ideas innovadoras, conectar con las personas adecuadas para llegar a más clientes y aprender de otros con más experiencia son elementos invaluables que vienen de la convivencia y ayuda de las incubadoras.


¿Cuándo pensar en acceder a una Incubadora?


Lo más importante es encajar, encontrar una incubadora que funcione económicamente y permita que se expanda tu equipo. Elige una incubadora que tenga un proceso de selección y que esté buscando un tipo de empresas similares a la tuya. No solo se trata de encontrar un lugar para tus áreas de trabajo. Las mejores incubadoras ofrecen una gran red de mentores y generan buenos resultados.


Buscar apoyo en una incubadora quizás no sea adecuado si ya se tiene acceso a una oficina física o se quiera construir una cultura empresarial. Algunas incubadoras les piden a los negocios tener participación accionaria, por lo que si no necesitas los servicios especiales que ofrecen, probablemente estés mejor trabajando por tu cuenta.


El criterio para la aceptación dentro de una incubadora puede variar, es mejor presentar una idea concreta y profesional de tu empresa, así como un plan de negocios claro y establecido. Es conveniente contemplar más de una opción para elegir, revisar los requisitos de admisión y preparar un plan de negocios.


En la mayoría de los casos, las incubadoras aceptarán las solicitudes iniciales para las empresas que cumplan con los requisitos básicos anotados en su convocatoria. La segunda fase normalmente es reunirse con representantes de la incubadora y discutir las metas, planes, puntos fuertes y debilidades con un comité de selección.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo