Producto Interno Bruto, ventajas y detalles sobre su uso

Políticamente, se usan las cifras de crecimiento económico del PIB como indicador de que las políticas económicas aplicadas son positivas. Sin embargo varios autores han criticado el uso de PIB como sinónimos de bienestar social.

El producto interno bruto (PIB), es una magnitud o cantidad macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios finales y comprados por el usuario final, producidos en un país o región durante un período, normalmente de un año o trimestral.


Es objeto de estudio de la macroeconomía. Su cálculo se encuadra dentro de la contabilidad nacional. Para su estimación, se emplean varios enfoques complementarios, tras el pertinente ajuste de los resultados obtenidos, en forma parcial, resulta incluida en su cálculo la economía sumergida.


No obstante, existen limitaciones para su uso, además de los ajustes para la economía sumergida, el impacto social o ecológico de diversas actividades puede ser importante para lo que se esté estudiando, y puede no estar recogido en el PIB.


Variables Flujo, variables Fondo y PIB

El PIB es una magnitud denominada "flujo" que contabiliza solamente los bienes producidos o servicios prestados durante la etapa de estudio.


El significado de flujo o corriente se contrapone al de fondo o stock. El primero se refiere a un periodo (día, semana, mes, año, etc.), y debe expresarse de forma clara. Por ejemplo, los ingresos de una persona son una corriente o flujo ya que hay que explicar el periodo en el que se han obtenido. Mientras que los fondos o stocks carecen de una dimensión temporal, aunque exista una referencia a un punto del tiempo. El patrimonio de una persona sería un ejemplo de variable fondo.


Producción final

El PIB mide únicamente la producción final y no la “producción intermedia”, para evitar la doble contabilización. Al hacer referencia a bienes y servicios finales, quiere decir que no toma en cuenta los bienes elaborados en el periodo para su utilización como materia prima para la fabricación de otros bienes y servicios.


Dentro de bienes y servicios finales se incluyen aquellos producidos en el periodo que, por su propia naturaleza, no se van a integrar en ningún otro proceso de producción, así como aquellos otros bienes que no han llegado a integrarse en el proceso productivo a final del ejercicio aunque estaban destinados a ello.


Existen otros tipos de macromagnitudes que se obtienen a partir del PIB como el Producto Nacional Bruto, es importante saberlo, pero ese tema queda fuera del objetivo de este artículo.


Criterios de valoración del PIB

El cálculo de valor monetario de los bienes producidos, incluidos en el PIB, puede realizarse mediante dos formas diferentes: según el costo de los factores (no incluyen impuestos indirectos); o según los precios de mercado (incluyen impuestos indirectos).


La valoración a precios de mercado se realiza incluyendo los impuestos indirectos y las subvenciones a la explotación, mientras que la valoración a coste de los factores no incluyen estas cantidades. La relación entre ambos se obtiene restando al PIB valorado a precio de mercado, los impuestos indirectos ligados a la producción y sumándole las subvenciones a la explotación.


Las primeras formulaciones del PIB

Simon Kuznets (1901-1985), creador del sistema estadounidense unificado de contabilidad nacional, había trabajado en la relación entre crecimiento económico y distribución de ingreso, fue el inventor del PIB.​ Sin embargo, el mismo Kuznets fue muy crítico con la pretensión de medir el bienestar exclusivamente sobre la base del ingreso per cápita derivado del PIB. En un discurso ante el congreso estadounidense en 1934 advertía que:


“Es muy difícil deducir el bienestar de una nación a partir de su renta nacional (per cápita)”.

Simon Kuznets, 1934


Sin embargo, sus advertencias fueron ignoradas y tanto economistas como políticos siguieron equiparando prosperidad y crecimiento del PIB per cápita. Así años más tarde en su declaración ante el congreso amplió sus críticas cuando declaró:


“Hay que tener en cuenta las diferencias entre cantidad y calidad del crecimiento, entre sus costes y sus beneficios y entre el plazo corto y el largo. Los objetivos de crecimiento deberían especificar de qué y para qué”.


Kuznets y sus aportaciones en macroeconomía lo llevaron a ganar el Premio Nobel de Economía en 1971, por sus labores en el estudio del crecimiento económico.


El PIB puede calcularse a través de tres procedimientos:


Enfoque basado en gastos.

Enfoque basado en ingresos o de la distribución.

Enfoque de la oferta o del valor agregado.


Enfoque basado en gastos


En el enfoque basado en gastos, el PIB se mide sumando todas las demandas finales de bienes y servicios en un período dado. En este caso se está cuantificando el destino de la producción. Existen cuatro grandes áreas de gasto: el consumo de las familias, el consumo del gobierno, la inversión en nuevo capital y los resultados netos del comercio exterior.


Enfoque basado en ingresos o de la distribución


Este enfoque suma los ingresos de todos los factores que contribuyen al proceso productivo, como por ejemplo, sueldos y salarios, comisiones, alquileres, derechos de autor, honorarios, intereses, utilidades, etc. El PIB es el resultado del cálculo por medio del pago a los factores de la producción. Todo ello, antes de deducir impuesto


PIB per cápita


El PIB per cápita (también llamado renta per cápita, ingreso per cápita o PIB por habitante) es una magnitud que trata de medir la riqueza material disponible. Se calcula simplemente como el PIB total dividido entre el número de habitantes.


Limitaciones del uso del PIB

El PIB es usado como una medida del bienestar material de una sociedad. Eso motiva que políticamente se usen las cifras de crecimiento económico del PIB como indicador de que las políticas económicas aplicadas son positivas. Sin embargo varios autores han criticado el uso de PIB como sinónimos de bienestar social.


La economía sumergida se suele estimar y añadir al PIB. Eso hace más inexacta su valoración, a pesar de la importancia en ciertos países de la economía irregular y la economía informal.


El PIB no es un indicador de calidad de vida o bienestar, tan solo material.


La opinión del profesor Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía) sobre el PIB:


“Solo compensa a los gobiernos que aumentan la producción material. No mide adecuadamente los cambios que afectan al bienestar, ni permite comparar correctamente el bienestar de diferentes países. No toma en cuenta la degradación del medio ambiente ni la desaparición de los recursos naturales a la hora de cuantificar el crecimiento.

Esto es verdadero en muchos países, donde el PIB aumenta, pero gran número de personas no tienen la impresión de vivir mejor porque sufren la caída de sus ingreso”.


Debido a estas críticas se han propuesto medidas, que contabilicen las externalidades negativas y el efecto de la actividad económica sobre el medio ambiente, para tener una medida más inclusiva y más directamente relacionada con el bienestar social.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo