¿Qué son y cómo aprovechar los Reits?

Un REIT es una sociedad de inversión que funciona con una estructura parecida a una empresa y reporta ingresos que provienen de alquileres de propiedades de bienes raíces.

Un REIT (Real Estate Investment Trust) es una sociedad de inversión que funciona con una estructura parecida a una empresa y reporta ingresos que provienen principalmente de alquileres de propiedades de bienes raíces.


Comprar acciones de un REIT es fácil, al poseer acciones de un REIT estás invirtiendo en un instrumento que, por lo general, paga dividendos, por lo que estarás generando ingresos pasivos desde tu celular.


Este instrumento funciona como una acción, pero se diferencia por varios aspectos: por lo general el precio de los REITS no tiende a variar demasiado, comprarlos es una inversión defensiva y de largo plazo. Los REITS pagan dividendos comúnmente mayores al resto de las acciones que cotizan en bolsa, conservarlos en tu portafolio podría ser la mejor manera de aprovecharlos.


Los REITS ofrecen una entrada directa al mundo de las inversiones inmobiliarias, pero sin necesidad de intermediarios que implican estas inversiones.


Ejemplo


Esta podría ser la evolución de la acción hipotética junto a sus datos de Análisis Fundamental:


Imaginemos que el “Dividendo X” paga 9.44%. Por cada acción de la compañía que mantuvieras en tu portafolio, recibirías $1.80 (considerando el valor de la acción). Por ejemplo, si hubieras invertido $500 (30 acciones) hubieras recibido dividendos en un año, y éstos serían de $53.4 generados de forma pasiva.


Historia


Se encuentran en el mercado desde 1960, se crearon para que las inversiones en el sector inmobiliario fueran accesibles también a pequeños inversores. Fue generado por las dificultades que representa el mercado inmobiliario para inversores individuales.


Permiten la exposición al mercado inmobiliario de manera directa y diversificada, por lo que al comprarlo ya no se depende de la falta de liquidez del mercado inmobiliario y se cuenta con un instrumento que ofrece retornos sólidos y se mantienen en el tiempo.


Los REITS permiten aumentar el alcance de las inversiones en bienes inmobiliarios, pues recogen propiedades alrededor del mundo. Esto permite aglomerar bajo un mismo símbolo propiedades de mercados poco correlacionados, por lo que se evitan desequilibrios asociados al mercado de alquileres.


Tipos


A la hora de comprar un REIT es importante considerar los aspectos fundamentales que marcan el desempeño del instrumento en particular. Pueden ser de tres tipos:


· Reits patrimoniales


Invierten en propiedades y reparten ingresos gracias al cobro de alquileres y rentas. Un REIT patrimonial puede tener propiedades de todo tipo a su nombre, como apartamentos, oficinas, hospitales, almacenes, etc. Es común que existan REITS patrimoniales que se enfoquen solo en una clase de propiedad, aunque también existen los que diversifican sus inversiones.


· Reits hipotecarios


Funcionan como los anteriores, se diferencian por que los hipotecarios pagan ingresos a los accionistas gracias a los intereses que genera el pago de hipotecas. Este instrumento tiene más riesgo que los patrimoniales, por la posibilidad de impago de hipotecas.


· Reits mixtos


Se encargan de hacer los dos procesos descritos antes, pero de manera simultánea, por lo que sus dividendos se pagan gracias al pago de hipotecas y de alquileres.


Ventajas de los REITs


Los REITS permiten tener acceso a ingresos pasivos durante el año, su constitución está construida sobre el principio de la repartición de dividendos y, por lo general, reparten el 90% de sus ingresos en forma de dividendos a sus accionistas.


Para saber cuánto se puede recibir por comprar una acción que paga dividendos, se revisa su Dividend Yield, éste se establece en puntos porcentuales en relación al precio de la acción y se paga en fechas señaladas a lo largo del año (por lo general cada tres meses).


Desventajas de los REITs


Los REITS no están libres de riesgo, dependen del estado del mercado de bienes raíces. Antes de comprar un REIT se debe conocer su composición y la clase de activos que posee.


Supongamos que se compra un REIT enfocado en el pago de alquileres de empresas productoras de celulares, pero se descubre una manera de reducir el tamaño de las fábricas de celulares, en consecuencia, se reducirán los alquileres. Esto impactará el pago de dividendos del REIT, incluso si su precio se mantiene en un rango aceptable.


Riesgos de los REITS


El mercado entraña riesgos, por lo que ni siquiera los REITS son capaces de evitar ciertos ciclos económicos, aun cuando su precio varía poco con el transcurso de los años.


Su exposición al mercado representa uno de los riesgos más bajos en cuanto a acciones se refiere. Los REITs ofrecen mejor rendimiento si se los compara con las notas bancarias (consideradas libres de riesgo). Una nota bancaria ofrece entre 1% o 2% anual, con un REIT se podría lograr una exposición a un dividendo de 9% en el mismo periodo. La compra de éstos te puede permitir contar con un instrumento para diversificar tu portafolio sin incurrir en riesgos adicionales.


En consecuencia, la compra de activos de diferente clase, que se enfoquen en diferentes sectores es la clave, pues esta estrategia permite reducir los riesgos acumulados del portafolio.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo