top of page

Resumen del año 2022

Una crisis económica mundial provocada por la energía y la escasez alimentaria.

Termina un año marcado por sucesos relevantes e inesperados, la economía del mundo permanece con una inestabilidad peligrosa y los problemas parecen lejos de terminar, aún así, vale la pena dar un repaso a los eventos más destacados.


Una guerra energética


El 24 de febrero de 2022 inició una guerra en Europa, en ese entonces, el mundo no tenía idea del impacto que tendría. La dependencia de la energía rusa era bien conocida, pero pocos se habían dado cuenta de que Ucrania es uno de los graneros más grandes e importantes del mundo por su producción agrícola.


La condena de la invasión a Ucrania por la mayoría de los líderes mundiales fue seguida de sanciones contra Moscú. Como reacción, Vladimir Putin cerró los grifos del gas a Europa. Antes de la invasión, Rusia era el principal proveedor de Alemania, suministrando a la mayor economía de Europa poco menos de un tercio de su gas.


Los jefes de estado europeos intentaron tomar medidas comunes, pero la resistencia fue proporcional a la dependencia energética de Rusia. Los ministros se apresuraron a asegurar suministros alternativos, conscientes de que la dependencia del gas ruso había dejado a la mayoría de las naciones gravemente expuestas.


En el primer semestre, los precios de la electricidad en los hogares de la UE aumentaron considerablemente en comparación con el mismo periodo de 2021. Los precios del gas también aumentaron en comparación con el mismo periodo de 2021.


El peso de los impuestos y tasas en las facturas de electricidad y gas cobradas a los hogares de la UE en el primer semestre, disminuyó significativamente, ya que se pusieron en marcha desgravaciones y subvenciones gubernamentales para mitigar los costos energéticos.


Los países de la Unión Europea no han sido capaces de superar sus desacuerdos en su lucha por proteger a 450 millones de ciudadanos de los aumentos en sus facturas de gas natural con la llegada del frío.


La mayoría de las reuniones de urgencia sólo han puesto de manifiesto cómo la crisis energética ha dividido al bloque de 27 países en grupos casi irreconciliables. Los ministros de Energía vuelven a intentar desbloquear la situación entre los países que exigen un abaratamiento del gas para aliviar las facturas domésticas (Grecia, España, Bélgica, Francia y Polonia) y los que, como Alemania y Países Bajos, piensan que un tope de precios podría reducir el suministro.


Ucrania, un granero mundial


Ucrania es el quinto exportador mundial de trigo, cuarto de maíz y primero de aceite y harina de girasol. Las exportaciones de grano se han desplomado desde febrero, al cerrar los puertos ucranianos del Mar Negro, lo que ha disparado los precios mundiales de los alimentos y ha hecho temer escasez en África y Oriente Próximo.


A finales de julio se desbloquearon tres puertos del Mar Negro en virtud de un acuerdo entre Moscú y Kiev, mediado por las Naciones Unidas y Turquía. El acuerdo expiraba a principios de noviembre, pero han acordado prorrogarlo para permitir la exportación de grano desde los puertos ucranianos.


Estas medidas ayudan a controlar la subida de los precios de los alimentos, pero no es suficiente. La tasa de inflación anual de la eurozona ha aumentado hasta el 10,7% y supera el 20% en Estonia, Letonia y Lituania.


El pronóstico es que los precios alcanzarán su nivel máximo justo en estos días, a finales de año y se mantendrán altos en 2023. La inflación se situará en una media del 9,3% en la UE y del 8,5% en la eurozona para 2022.


A finales de octubre, el Banco Central Europeo (BCE) anunció una nueva subida de los tipos de interés y dijo que seguirían nuevas subidas para combatir la inflación, se advertía de una recesión en la eurozona. El BCE está sometido a presiones para frenar una inflación récord, impulsada por la subida de los precios de los alimentos y de la energía, a raíz de la guerra.


Con unos presupuestos familiares cada vez más ajustados, miles de ciudadanos europeos han salido a la calle para protestar contra el encarecimiento de la vida y exigir a los gobiernos nacionales y a la Unión Europea medidas económicas urgentes para combatir el aumento de la pobreza.


Llegamos a fin de año en un clima de tensión y austeridad. Ante la perspectiva de apagones y racionamientos, las autoridades de ciudades como Helsinki, Lisboa y Londres están desconectando algunas luces decorativas de las principales calles y plazas... en lo que es una Navidad menos luminosa.


El resto del mundo


El año 2022 estaba llamado a ser "el de la recuperación" y regreso de la normalidad. Las altas tasas de vacunación y la llegada de la variante ómicron, más leve, permitieron que el mundo le perdiera el miedo al coronavirus, y la pandemia pareció acabada en muchos países.


Entre los principales eventos del año figuran: la escalada de los tipos de interés, el nuevo récord en el índice del precio de los alimentos o la movilización militar parcial que decretó Putin tras el éxito de la contraofensiva ucraniana en septiembre.


También trajo noticias alejadas del conflicto en Ucrania de mucha importancia. En Estados Unidos, la Corte Suprema anuló a mediados de año la sentencia de Roe contra Wade y el aborto dejó de ser considerado un derecho constitucional en la potencia norteamericana. Pese a esto, hasta nueve estados han bloqueado las leyes que prohíben la interrupción voluntaria del embarazo y los que la permiten siguen superando a los que no.


En Francia, Emmanuel Macron consiguió asegurarse un segundo mandato e impidió que la extrema derecha de Marine Le Pen llegara a la presidencia. En Italia, la posfascista Georgia Meloni logró imponerse en las elecciones, aunque la presión económica y comunitaria está condicionando las expectativas ultras en el país.


En el Reino Unido, ya cuentan tres primeros ministros en lo que va de año, tanto laboristas como conservadores siguen tratando de descifrar el problema que genera el brexit; también ha llorado la muerte de Isabel II tras 70 años de reinado.


En América Latina, el ultraderechista Jair Bolsonaro ya no ocupa las instituciones brasileñas y ha surgido, tras las victorias de Gabriel Boric en Chile y Gustavo Petro en Colombia, una nueva ola izquierdista, pero la inestabilidad y la corrupción continúan en la región. El año cierra con un intento de autogolpe de Pedro Castillo en Perú, donde la normalidad democrática sigue sin vislumbrarse.


En Asia, China ha acaparado los focos tras la reelección de Xi Jinping como secretario general del Partido Comunista Chino, donde el líder parece dispuesto a perpetuarse en el poder. La tensión con Taiwán, redoblada tras la visita de Nancy Pelosi en agosto, y el fracaso de la política de covid cero, son los eventos más importantes, solo eclipsados por el asesinato en Japón del antiguo primer ministro Shinzō Abe.


En 2022 la gente se a echado a la calle por la crisis energética y económica. Los ciudadanos de Kazajistán, Sri Lanka, Irán o China, han liderado esa corriente de indignación. El contraste lo ha puesto el Mundial de fútbol celebrado en Catar, un evento multitudinario que ha servido para normalizar y ocultar la corrupción y falta de libertades que se vive en la monarquía del golfo Pérsico.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page