Mente y recuerdos en: Memento

"La memoria puede cambiar la forma de una habitación y cambiar el color de un coche. Los recuerdos desvirtúan, son una interpretación, no un registro, y no importan si tienes los hechos"

¿Qué pasaría si olvidaras el peor error que cometiste en tu vida? Peor aún, que tu mente se encargara de borrar las causas por las que llegaste a realizar dicha acción y lo que viene como resultado te llevara a incurrir en actos igual de perjudiciales que el inicial.


Pero no termina en eso, es muy frecuente que la vida nos enfrente a situaciones parecidas, y en el mejor de los casos, lo aprendemos y evitamos equivocarnos otra vez, pero también puede ser que “tropecemos con la misma piedra” una y otra vez, hasta que por fin aprendamos la lección que tenemos que asumir para nuestro propio crecimiento.


Si lo analizamos con profundidad, este caso es algo común en la vida de cualquier persona, y más allá de las teorías que se manejan sobre esta película, que aluden al hecho de que la mente crea sus propios recuerdos y/o borra los que le son incómodos, el tema que trata es una teoría ya manejada por filosofías orientales, a cerca de que la existencia es un hecho cíclico.


Comúnmente conocido como el "eterno retorno", se conceptualiza como una visión circular del tiempo donde los acontecimientos siguen reglas de causalidad. Hay un principio y un fin, que vuelve a generar a su vez un principio. Se trata de que los mismos acontecimientos se repiten en el mismo orden, tal cual ocurrieron, sin posibilidad de variación.


Memento es la segunda película del director Christopher Nolan, estrenada en el año 2000. La trama describe como Leonard (el personaje principal), un ex investigador de seguros que padece amnesia anterógrada, enfermedad que le impide generar nuevos recuerdos; lo único que recuerda es la violación y asesinato de su esposa. De aquí parte su sed de venganza y el objetivo de matar al asesino.


Debido a su memoria, decide tatuarse todas las pistas necesarias para encontrar al asesino, además de apoyarse con una cámara polaroid cuyas fotografías y anotaciones tomadas, le ayudan a recabar información.


En este contexto, aparecen Teddy y Natalie. Teddy es un policía corrupto que intenta ayudar a Leonard con su investigación. Mientras que Natalie, se hace pasar por amiga de Leonard y tergiversa la información para su propio beneficio: deshacerse de Dood, un narcotraficante que intenta matarla para vengarse de su novio Jimmy, también narcotraficante.


Paralelo a esta historia, una subtrama relata el suceso de Sammy Jankis y su esposa. Cuando el protagonista era investigador de seguros inspeccionó el caso de Sammy, quien padecía amnesia a causa de un accidente, y acudió a la aseguradora para cobrar el dinero de la póliza. Leonard consideró que su problema era psicológico y negó el cobro ya que no cubría enfermedades mentales.


A consecuencia de la decisión, la esposa de Sammy, diabética, pide a su esposo que le administre tres dosis de insulina, para comprobar que Sammy no se acordaría de lo sucedido después. La mujer entra en estado de muerte cerebral y Sammy es internado en una clínica para enfermos mentales.


Ambas historias convergen debido a que Teddy da a entender que la historia de Sammy es la vida de Leonard: él causó la muerte de su esposa, pero decidió borrar ese suceso de su memoria e inventar una historia que lo conduciría a una espiral infinita de venganza.

Análisis


Este filme noir moderno presenta un guion complejo donde la originalidad radica en la forma de contar la historia, más que la historia en sí. El juego narrativo desemboca en la pregunta: ¿Qué nos están contando?


El director proporciona solo una parte de información dejando lo demás a la imaginación. Además apuesta por dos componentes en la narrativa cinematográfica. Por un lado, predomina la primera persona en casi todo el relato, esta forma de contar la historia lleva a empatizar con el personaje, enfrentándose a los mismos problemas de percepción.


El tiempo también se descompone gracias a una estructura temporal invertida. ¿Cómo entendemos esta forma de contar la historia?


Es necesario separar cuatro líneas narrativas en la película, atendiendo a los elementos estéticos y el montaje para conseguir que una historia sencilla sea aparentemente compleja.


Historia de Leonard


La primera línea narrativa cuenta la historia de Leonard y está presentada a color, con un montaje invertido y uso de planos medios y subjetivos, donde la cámara persigue al protagonista, lo que refuerza el punto de vista interior, como espectadores, conocemos los datos al mismo tiempo que el protagonista, no sabemos ni más ni menos que él.


Blanco y negro


Otra línea narrativa es presentada en blanco y negro. Con un montaje lineal, aporta información con un diálogo en voz en off narrado por el protagonista y a través de una conversación telefónica con detalles acerca de su enfermedad, su vida anterior y el sistema de notas que le permite enlazar los acontecimientos.


Líneas narrativas secundarias


La historia de Sammy y la del asesinato de la esposa de Leonard. Esta información se muestra mediante flashback y flashforward.


Montaje y color


Desde el inicio las imágenes van hacia atrás, la película está construida en orden inverso, comienza en el desenlace. Al contrario del blanco y negro, que maneja una estructura lineal. Esta organización permanecerá hasta el punto medio del relato, momento en el que se fusionan las secuencias en color y las de blanco y negro.


Con la escena en que Leonard encuentra al supuesto criminal que terminó con la vida de su esposa y que desencadena el desenlace con la muerte de Teddy.


La mente, verdadera protagonista


La mente humana se descubre como la protagonista y lo hace a través del diálogo. Estas son algunas frases para reflexionar acerca de la fragilidad de la mente humana:


La memoria puede cambiar la forma de una habitación y cambiar el color de un coche. Los recuerdos desvirtúan, son una interpretación, no un registro, y no importan si tienes los hechos.


Tengo que creer en un mundo fuera de mi propia mente. Tengo que creer que mis acciones tienen significado... aun cuando no puedo recordarlas. Tengo que creer que cuando mis ojos están cerrados, el mundo todavía continua allí.


Tú no buscas la verdad. Tú fabricas tu propia verdad.


La alternancia entre notas, tatuajes y fotografías nos permiten comprender la delicadeza con la que funciona nuestra memoria. El caos se muestra en la película como en nuestra cabeza cuando nos trae recuerdos y los mezcla en segundos.


Sin duda, se trata de un filme que plantea conceptos muy profundos y pone al descubierto la fragilidad de la objetividad, temas que el mismo Nolan toca también en otras de sus grandes obras, como “The Prestige” e “Inception”.


En el portal de IMDB, “Memento” ocupa el lugar 50 en cuanto a las películas mejor calificadas por los visitantes, esto la convierte en un clásico obligado para cualquier cinéfil@.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo