Qatar 2022: la economía en la sede del mundial

El primer evento deportivo con asistencia masiva desde la pandemia.

La economía de Qatar ha prosperado en los últimos años con un crecimiento continuo del Producto Interno Bruto (PIB), y se espera que la Copa del Mundo signifique un impacto económico aún mayor para el país del Medio Oriente.


El Mundial Qatar 2022 será el primer evento deportivo con asistencia masiva desde la llegada de la pandemia, e inicialmete se manejó que representaría unas ganancias de hasta US$ 20,000 millones.


Principales industrias de Qatar


Las principales industrias de Qatar y las que impulsan su economía son el gas natural licuado, producción de crudo y refinación de petróleo, manufacturas, construcción, productos petroquímicos, cemento y fertilizantes.


El petróleo y el gas representan aproximadamente el 92% de los ingresos de exportación, y el 62 % de los ingresos del país. Además, estas industrias han hecho de Qatar uno de los países más grandes en renta per cápita y con una de las tasas de desempleo más bajas. En 2021 la tasa de desempleo era de 0.3% y se preveía que baje al 0.1% para 2025.


Para 2025 se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita aumentará a más de US$ 71,000. También se espera que la deuda pública, como porcentaje del PIB, se reduzca a 54.3%; y se estima que la balanza comercial de mercancías del país aumentará a 55,100 millones.


Contribución del Mundial a una economía ya sólida


El futbol impulsará la influencia de Qatar en el escenario mundial, al demostrar su infraestructura moderna y motivada por el Mundial. El costo de viajar al país es tan alto que dejará una derrama económica que lo fortalecerá aún más. Se espera que las industrias de la construcción y el turismo sean los principales beneficiarios.


No sólo el idioma, transporte y hospedaje son las preocupaciones de los aficionados en Qatar 2022. Este es el Mundial más complicado de la era moderna para la logística. Los fans ven que los precios suben y no saben cuándo se detendrán.


A medida que los precios se disparan, los boletos aéreos de ida y vuelta ya han alcanzado casi tres veces el costo que en 2021. Muchos fans aún no tienen boletos para los partidos, que son un tercio más caros en promedio que en el Mundial de Rusia 2018, y no pueden reservar alojamiento en el sitio web oficial sin un número de asiento.


El reto de Qatar será recibir una gran afluencia de turistas extranjeros. En el país esperan recibir más de 1.2 millones de visitantes, que corresponde al 40% de su población total. Qatar tiene una de las rentas per cápita más altas del mundo y está dotada de una infraestructura turística que supera su demanda habitual.


“Anticipamos que la contribución a la economía esencialmente sería de alrededor de 20,000 millones”, dijo Hassan Al Thawadi, secretario general del Comité para la Entrega y el Legado, grupo que está construyendo la infraestructura detrás del Mundial. La suma equivale a cerca del 11% del producto interno bruto del país en 2019.


La mencionada infraestructura incluye un sistema de metro, la expansión de un aeropuerto y la construcción de una nueva ciudad. El valor total de todos estos planes de construcción se estima en 300,000 millones de dólares. El Mundial servirá como motor para impulsar y acelerar muchas iniciativas que el gobierno ya había planeado, ya sea en términos de desarrollo urbano o diversificación económica.


Qatar ha enfrentado muchas críticas sobre su plan para albergar el torneo de futbol más importante del mundo, no solo por acusaciones de abusos contra los derechos humanos, también por preocupaciones de que los aficionados no se divertirán mucho, pues en la cultura musulmana conservadora de Qatar, el alcohol se sirve solo en hoteles de lujo.


Cuando la gente visita siempre tiene en cuenta la cultura y normas del país. La decisión de permitir vestimenta que viole los códigos culturales, como camisetas sin mangas y pantalones cortos, en lugares comerciales se dejará en manos de propietarios de negocios privados y el alcohol estará disponible en áreas designadas como zonas de fans.


A medida que la Copa del Mundo muestra su capacidad para adquirir prestigio internacional, el estatus de Qatar como proveedor de gas es muy codiciado y promete convertir a la pequeña península en un actor más grande.


El aumento de los precios del petróleo debido a la guerra en Ucrania ha impulsado a los productores de petróleo de Medio Oriente como Arabia Saudita y Kuwait, pero las recompensas financieras y geopolíticas que se ofrecen para Qatar lo convierten en el ganador. Las exportaciones de energía alcanzan los 100,000 millones este año por primera vez desde 2014. Eso le permite gastar aún más en los mercados bursátiles mundiales y en sus objetivos de política exterior.


Claroscuros


Por otro lado, el país ha sido fuertemente criticado, pues se asegura que los migrantes que construyen un moderno estadio para la Copa Mundial sufren abusos y explotación, mientras la FIFA obtiene enormes beneficios.


Las acusaciones giran en torno a que los obreros procedentes de Bangladesh, India y Nepal que trabajan en la reforma del estadio Jalifa y el ajardinado de instalaciones deportivas y zonas verdes circundantes, están siendo explotados. Algunos son objeto de trabajo forzado. No pueden cambiar de trabajo, no pueden salir del país y suelen tener que esperar meses para cobrar sus salarios.


Por su parte, la FIFA, sus patrocinadores y las empresas de construcción implicadas se preparan para obtener beneficios económicos de la celebración del torneo, y de parte del gobierno se asegura que la legislación incluye salarios mínimos para los trabajadores y la fijación de sus horarios de trabajo.


Últimas expectativas


Debido a la opacidad que ha habido en la información oficial, por alguna razón desconocida, trascendió recientemente que la expectativa de derrama económica generada por el Mundial de Futbol aportará US$17.000 millones, una cifra inferior a la estimación anterior de US$20.000 millones.


Qatar quiere utilizar el torneo para mostrar su rápida expansión, como en pocas décadas se ha convertido en una potencia exportadora de energía y centro de tránsito.


Sin embargo, la insuficiencia de alojamiento para los aficionados ha sido motivo de preocupación. Para satisfacer la demanda, Qatar ha alquilado dos cruceros de lujo y animado a propietarios de viviendas a arrendarlas a los visitantes, ha establecido un sistema de vuelos de enlace para que los aficionados puedan alojarse en países cercanos. Además, se han reservado miles de habitaciones en hoteles de lujo para funcionarios y jugadores de la FIFA, y aseguran que el país proporcionará más para los visitantes.


Es así como se presenta el panorama en términos económicos, para el Mundial de Futbol, a tres meses de su realización, un país rico y con una cultura muy distinta a occidente está seguro de cubrir las expectativas de visitantes de todo el mundo y una economía que saldrá beneficiada ampliamente, privilegios que contrastan con el resto del mundo.

0 comentarios