Rock en tu idioma y la década de 1990, la mejor época del Rock mexicano

Un momento para recordar o conocer un período en el que la escena nacional vivió un crecimiento sin comparaciones en cuanto a la cantidad y calidad de sus representantes.


El Rock mexicano se refiere a una gran diversidad de ritmos, estilos, escuelas, generaciones y movimientos musicales que fusionan géneros como rock and roll, punk, metal, ska, reggae, blues rock, rock progresivo, jazz rock, pop rock, punk rock, new wave, garage rock, ska punk, rock psicodélico, hard rock y heavy metal.


El comienzo de su historia se ubica a mediados de los años 50, y ha tenido expresiones en el cine, en la literatura, con escritores como José Agustín, Parménides García Saldaña, Carlos Monsiváis; en la poesía, el movimiento rupestre fue cercano al infrarrealismo. De igual forma, el rock mexicano ha contado con expresión en el baile, y todo lo anterior lo ha dotado de una identidad única, parte de un país y una sociedad en construcción.


Pero para este artículo, profundizaremos en la parte musical más comercial comprendida desde la segunda mitad de la década de 1980 hasta la llegada del nuevo milenio. En posteriores publicaciones, recordaremos y analizaremos otras partes de ese ente vivo, conocido como "Rock mexicano".


"Rock en tu idioma"

Como en otros aspectos de la sociedad y la cultura mexicanas, el terremoto de 1985 significó un punto de inflexión. Detonados por un nuevo entorno social, aparecieron decenas de bandas con propuestas elaboradas y arriesgadas que intentaban crear una identidad a partir de la asimilación de influencias más allá de la imitación.


Algunas tuvieron éxito comercial y otras quedaron en el subterráneo, hubo quienes mostraron interesantes fusiones; otras, propuestas más pop. En medio de esta efervescencia, llegó una oleada de grupos argentinos y españoles que sonaron en la radio. Mezclaban influencias de punk, new wave y pop, con letras en español. A este movimiento se le conoce como "Rock en tu idioma", aunque, originalmente este nombre fue usado en una campaña de promoción de BMG.


Pertenecieron Miguel Mateos, Soda Stereo, Radio Futura, Hombres G, Héroes del Silencio, Enanitos Verdes, G.I.T., Toreros Muertos, Nacha Pop y Alaska y Dinarama, entre otros, que fueron un éxito en el país. Paralelamente, algunos mexicanos se incorporaron a la corriente: Las Insólitas Imágenes de Aurora, formada por Saúl Hernández, Alfonso André y Alejandro Marcovich; para firmar con RCA, hoy BMG, hicieron cambios en su alineación y se renombraron como Caifanes.


El evento que marca la incorporación de México a la corriente fue el concierto de Miguel Mateos en el Hotel de México, hoy World Trade Center México, en 1987, cuyos abridores fueron Caifanes y Neón. Las disqueras transnacionales entonces abrieron sus puertas a las bandas mexicanas, cuando vieron su trabajo como negocio. Así CBS, hoy Sony Music y RCA (BMG) firmaron a Caifanes, Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, Bon y Los Enemigos del Silencio y Neón.


En 1987 nació Fobia, que mezclaba rock con pop y toques de psicodelia; y al año siguiente apareció Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, que fusionaba el rock con ritmos latinos como el ska y el calipso. Estas bandas fueron las encargadas de que los medios de comunicación comenzaran a ocuparse de la música rock hecha en México. Incluso algunas bandas ya existentes como El Tri y Maná lograron obtener apoyos en disqueras y la radio.


En varias partes del país, la escena creció con conciertos locales, no solo influenciados por los movimientos de Rock en tu idioma, sino por música de grupos como The Cure o Pink Floyd, abrieron nuevas corrientes que fueron parte importante del movimiento, abriendo para bandas como Caifanes, La Maldita Vecindad, entre otras.


Debido al éxito comercial de Rock en tu idioma y la aceptación de Caifanes, Maldita Vecindad y Fobia, Televisa y BMG organizaron un concurso en el que Los Amantes de Lola fueron ganadores.


Espacios y foros

Luego de los años en que no existieron lugares para el rock más que los "hoyos fonkis", en 1980 el Museo Universitario del Chopo albergó el primer Tianguis de la Música, donde se organizó un concurso del que salió ganadora la banda progresiva Iconoclasta. El ahora "Tianguis Cultural del Chopo" estuvo errante por las colonias San Rafael y Santa María la Ribera hasta instalarse en donde se encuentra actualmente.


Un lugar llamado Hip 70, al sur de la Ciudad de México, programaba grupos de punk; bandas como Kenny y los Eléctricos, Size y ocasionalmente El Tri. Algunos foros culturales como el de la librería El Ágora fueron acondicionados para que bandas como Botellita de Jerez, Real de Catorce, Luzbel y Cecilia Toussaint tuvieran un lugar para presentar su trabajo en vivo.


Otra sede fue El Nueve, en la Zona Rosa, con grupos como Casino Shanghái, Manchuria, Las Insólitas Imágenes de Aurora, Mamá-Z y Ritmo Peligroso, desgraciadamente fue cerrado debido a peleas entre pandillas, pero aquí iniciarían grupos como Café Tacvba y Caifanes.


Resalta Rockotitlán, uno de los sitios más importantes para el Rock mexicano. Por ahí desfilaron las bandas más importantes de los 80. Fue un pilar para mantener vivo el movimiento en México ya que llegó a ser el foro más importante para bandas como Fobia, Los Amantes de Lola, Neón, El Tri, Coda, Cristal y Acero, Tex Tex, entre otros.


A la par del Rockotitlán, apareció el L.U.C.C. (La Última Carcajada de la Cumbancha); otro lugar importante fue el Tutti Frutti en Lindavista o el famoso Rock Stock Bar en la avenida Paseo de la Reforma. También otros espacios como La Diabla, La Viuda, El Antro, El Alebrije, Fixión, Tequila Boom y Babel, por mencionar algunos de la Ciudad de México.


Consolidación (1990-1999)

Los años 90 iniciaron con un auge en la escena del rock mexicano. Tras el espacio ganado en los medios masivos de comunicación luego del fenómeno de "Rock en tu idioma", los grupos buscaban desarrollar un estilo propio con propuestas más ambiciosas, más sofisticados en sus letras y nivel de producción. En ninguna otra época del rock en México han existido tantos grupos que se resistieron a entrar una clasificación.


En este ambiente de "apertura" impulsado por la presencia en la radio y la televisión, la música pierde definitivamente su carácter semi-clandestino, para ser consumido por las clases medias. Hacia 1990 se multiplicaron los conciertos, se popularizó la denominación "antro" para referirse a las discotecas o bares donde se podía escuchar lo más nuevo del rock mexicano. La apertura de espacios posibilitó la realización de encuentros y concursos.


Durante la primera mitad de la década las bandas líderes del movimiento seguían siendo Caifanes, Kenny y los eléctricos, Maldita Vecindad, Santa Sabina, La Lupita, Ritmo Peligroso, Fobia, Tex Tex, Los Amantes de Lola, La Castañeda, Coda, Maná y más, que alcanzaron bastante difusión radial e importantes cifras de ventas.


Las bandas importantes de BMG, Caifanes y Maldita Vecindad, grabaron El silencio, de 1992 y El circo, de 1991 con gran presupuesto que les permitió realizar giras hacia América Latina, Europa y Estados Unidos; mientras El Tri y Maná consolidaron su presencia.


En 1992 aparecieron álbumes de lo que se conoció como "primera generación": Pa' servir a usted de La Lupita, mezcla de pop, funk, heavy metal y corridos, La invasión de los blátidos, de la Cuca, y el esperado debut de Santa Sabina. La Castañeda, Tijuana No, Las Víctimas del Doctor Cerebro y Café Tacvba también fueron parte de este "renacer" del Rock nacional.


Continuó el florecimiento del Rock alternativo, ya para mediados de la década, Guillotina, Panteón Rococó, Plastilina Mosh, El Gran Silencio, La Gusana Ciega, Molotov, La Dosis, Azul Violeta; La Barranca , El Clan (primera banda de rock gótico en México), a la par de Hocico, dúo de tecno industrial y electro dark. También en los años noventa surgió Jaguares.


Hacia fines de la década, salieron a la luz grupos como Jumbo, Pastilla, Naranja Mecánica y los raperos Molotov, y Control Machete. Estos y muchas otras bandas trabajan en la fusión de estilo, con letras irreverentes y temáticas personales, con fuertes dosis de crítica social.


Por otra parte las cantautoras también se abrieron paso; la tijuanense Julieta Venegas exintegrante de Tijuana No! y Ely Guerra, además de la banda de Aurora y La Academia. A finales de los noventas se comenzaron a escuchar los primeros trabajos de Las Ultrasónicas.


En el rock progresivo, siguieron las bandas ochenteras como Iconoclasta, Chac Mool y Delirium, y de los noventas surgieron propuestas como La Perra (dúo bajo-batería), Cabezas de Cera (quienes fabricaban sus propios instrumentos), La Pura Realidad, Muros de Agua, Faena, Gallina negra, Paciencia de Gato, Govea, Luz de riada, Némesis y Áurea hybride. Las experimentaciones musicales vocales de Juan Pablo Villa y el trío coral femenil Muna Zul.


Tras décadas de sequía por el ambiente represivo de los años 60 a 90 y la falta de infraestructura, a inicios de los 90 volvieron a México conciertos de artistas internacionales. Con empresas como Operadora de Centros de Espectáculos (OCESA), que obtiene la operación de Ticketmaster y la concesión de recintos públicos como el Palacio de los Deportes y la curva peraltada del Autódromo Hermanos Rodríguez, a la postre el Foro Sol.​


Y en cuanto a la presencia de conciertos de artistas internacionales, en 1993, marca un inicio Madonna, con la gira The Girlie Show World Tour. Después Paul McCartney, The Rolling Stones, Pink Floyd y Depeche Mode, entre otros. Grupos mexicanos fueron abridores: Caifanes, con The Rolling Stones, Kiss y Las Víctimas del Doctor Cerebro como teloneros. Santa Sabina abrió a King Crimson, Tex Tex, a ZZ Top, etc. Así inició una nueva época de conciertos a escala masiva y comercial, con festivales como el Vive Latino.


Las bandas mexicanas se incorporaron al mercado internacional, principalmente Caifanes, Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio, Café Tacvba, El Tri y Maná. Algunas discográficas, convencidas por el impacto comercial del rock en español que hubo en México desde los ochenta, abrieron su mercado a las nacientes bandas mexicanas.


A partir del año 2000 la escena del rock mexicano se ha diversificado. Surgió el rock alternativo con bandas como Panda y Zoé, quienes publican sus primeros trabajos. También empezaba a rodar la banda Volován con tendencias más indie. A su vez, Moderatto, con su Glam. Genitallica y Pito Pérez fueron bandas de rock pop que también tuvieron buena aceptación a inicios de la década del 2000.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo