"Talento disruptivo", actualidad en el ambiente empresarial

Provocadores, resueltos, inconformistas, irreverentes e incansables en la búsqueda de un objetivo. No aceptar las normas; se trata, sobre todo, de la capacidad de conseguir soluciones distintas.

La disrupción es el rompimiento brusco de lo establecido. Según la RAE, la disrupción es una rotura o interrupción brusca de algo. Así que la mentalidad disruptiva se trata del modelo de pensamiento que rompe los status quo, lo tradicional y preestablecido.


Son provocadores, resueltos, inconformistas, irreverentes e incansables en la búsqueda de un objetivo. Deben estar preparados para discutir y debatir, no simplemente aceptar las normas. Se trata, sobre todo, de la capacidad de conseguir soluciones distintas.


Comúnmente calificados de empleados "difíciles", sus jefes no saben cómo manejarlos y sus compañeros se sienten incómodos ante su presencia. Aquellos que gracias a sus mentes voladoras, sus ideas que rompen reglas y su tenacidad, pueden convertir a una compañía en una fuerza innovadora.


El "talento disruptivo" es un concepto que se está poniendo de moda en el mundo empresarial y del trabajo a nivel global. En los negocios hay palabras y frases de moda, pero hasta ahora no había ninguna que describiera a este tipo particular de empleados.


Contribución a los negocios


Un individuo con talento disruptivo posee muchos atributos positivos que pueden realizar un gran aporte a los negocios, son personas que piensan y actúan de forma diferente: innovadores, cuestionan el saber convencional, descubren tendencias, ven oportunidades comerciales y, de un modo tenaz, tratan de encontrar caminos para alcanzar el éxito.


Una vez que se contrata a un talento que es consciente de sus capacidades idiosincráticas, ¿cómo se lo integra al resto de la fuerza laboral?


Deben ser manejados de manera enérgica (no autoritaria), para evitar que las cosas salgan mal. El talento disruptivo puede descarrillarse fácilmente. La empresa debe asegurarse de que cuenten con el apoyo adecuado tanto en el trabajo individual como en el grupal.


Y más importante: ¿cómo se garantiza que los otros empleados no se sientan molestos por esa gente tan incómoda? Simplemente se mantiene aparte a los talentos disruptivos. No se integran de la manera tradicional, estos individuos se gerencian de una manera diferente, aunque ellos y el resto del personal deben trabajar juntos para alcanzar una meta común.


Es crucial que todos tengan una visión clara de la compañía. Sólo así el equipo podrá salir adelante.

¿Pero si, las personas con talento disruptivo terminan generando más problemas que beneficios para una compañía? Este es un riesgo que las empresas deberían tener bien en cuenta. Son individuos brillantes en un rol particular, muy ingeniosos y creativos, pero que no tienen ninguna posibilidad de encajar en la cultura de negocios más amplia.


Lo que comúnmente sucede es que otras personas en la organización no pueden lidiar con el antagonismo y la disrupción que provocan esos empleados perturbadores. Y muchas empresas no saben cómo lidiar con este conflicto y simplemente terminan no haciéndolo.


Pero eso, muchos individuos que tienden a ser clasificados como talentos disruptivos suelen iniciar sus propios negocios e imponer, su propia cultura empresarial en su propia compañía.


¿Cómo desarrollar el talento y la mentalidad disruptiva?


Nuestra mentalidad se compone de creencias, paradigmas y valores creados por experiencias propias y la sociedad; y es lo que moldea nuestra forma de pensar, interpretar la realidad y lo que nos rodea.


La mentalidad disruptiva permite conseguir soluciones ingeniosas y originales a problemas aparentemente imposibles de resolver. Si se desea desarrollar un talento y mentalidad disruptiva se debe pensar diferente para romper con el molde de lo “convencional”.


El arte de innovar


No siempre una persona con mentalidad disruptiva posee un talento disruptivo. En cambio, casi siempre el talento disruptivo proviene de una mentalidad disruptiva especial. El término talento disruptivo se refiere a la autonomía que tienen algunas personas para realizar determinada profesión, oficio, arte, etc; de una forma distinta a cómo se suele hacer tradicionalmente.


¿Cuál es la diferencia entre el talento y la mentalidad disruptiva? La mentalidad se trata de una forma de ver, pensar, reflexionar, y analizar. Mientras que el talento está enfocado en la acción.


Claves para desarrollar una mentalidad y talento disruptivo


Materializa tus ideas

Lo más importante para conseguir un talento y mentalidad disruptiva es la acción. Pues sin la acción no existe nada.


Se recomienda dedicar sólo el 20% de nuestro tiempo a pensar, planificar y estudiar, Mientras que el 80% de nuestro tiempo debemos dedicarlo a la acción.


Cultiva el arte de cuestionar la realidad

Una de las creencias que sostienen las personalidades disruptivas es el cuestionar la realidad, no existe versión de la realidad 100% exacta.


Nada está establecido. Nuestras percepciones de la realidad son sólo mapas de ella, los cuales no son exactamente la realidad en sí. Bajo esa creencia puedes desarrollar una mentalidad crítica que te permitirá liberarte de sesgos y aceptar distintas perspectivas.


Todo esto permitirá ver las cosas desde distintos puntos de vista.


Aprovechar cualquier situación

La mala economía, las opiniones de los demás, el tradicionalismo, etc., no fueron barreras para que personalidades con mentalidad disruptiva alcanzaran grandes cosas.


Una de las características de este tipo de mentalidad, es la creencia de que siempre se puede aprovechar cada situación. Por esa razón es que en los momentos de crisis es cuando nacen las más ingeniosas ideas.


Las preguntas son las respuestas

Lo que diferencia a una persona exitosa de una persona común, son las preguntas que se hace, de igual forma, lo que determina los estados de ánimo y las acciones; tienen bastante que ver con las preguntas interiores que realizamos.


Podemos encontrar respuestas y soluciones a problemas si realizamos las preguntas correctas. ¿Estás realizando las preguntas correctas para resolver tus actuales problemas?


Siempre hay soluciones para todo

Este punto va ligado con el anterior. La creencia de que “siempre hay una solución” nos libera de las limitaciones mentales, y nos lleva a pensar, buscar y encontrar nuevas alternativas.


Cuestionar con sustento a las palabras


Las discusiones no se deben abordar con violencia y sin razón, sino con argumentos en los que nadie más haya pensado antes. El talento disruptivo brilla no por la cantidad de veces que muestra inconformismo sino por la cantidad de veces que sus argumentos terminaron por dar soluciones a problemas.


Ser provocador


Sin agredir, seducir con ideas y capacidad de resolver conflictos. Una mente disruptiva tiene la habilidad de ver el lado oculto del problema y proponer una visión distinta del mismo.


Dar vuelta a las normas cuando sean obsoletas


Le mente disruptiva llega a solucionar algo que lleva tiempo estático. Cuando las normas impidan mejorar los procesos, es momento de proponer un camino distinto que haga más dinámico el trabajo. Ser rebelde con respaldo que soporte las propuestas.


Ser antagónico para forjar alianzas


El disruptivo es rebelde y competitivo, pero hace aliados con los que crea procesos e ideas mejores que las anteriores. Es un tipo de colaborador eficiente que no va por su cuenta sino que contribuye a mejorar su centro de trabajo mediante soluciones adecuadas.


Motivar a otros a seguir sus instintos


Lo disruptivo debe alcanzar a otros para motivarlos a ser más críticos con su entorno. Invitar a otras mentes a cambiar un entorno estático y viejo; y tomar inspiración de esas otras mentes que también buscan otras salidas y no se conforman con lo establecido.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo